..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

martes, 7 de mayo de 2013

Mi Amo...


Esclavitud. Ese enojoso asunto. Ese escabroso concepto con ramificaciones  tan inmorales...Salgamos del laberinto y dejemos bien sentado que la esclavitud en la relación de pareja nada tiene que ver con el amor. No sólo es indigno, es además contraproducente esclavizarse. Pensaba ella. Pero él decía que era emocionante aprender a ser esclavo en el amor y, olvidarnos de analizar ese concepto tan difuso, porque al fin y al cabo de lo que se trata es de alcanzar la felicidad del amado, el juego de sentimientos...distinguir entre dos conceptos: esclavitud y servilismo. El primero es hermoso y vivificante, el motor del amor verdadero. El segundo era, obviamente repudiado por ella. El servil era un ciego que no sentía ni pensaba por su cuenta, que se dejaba invadir y manejar, alienado, enajenado e insensible a sus propias pasiones. Mientras que el esclavo amoroso era un ser pensante y actuante, alguien con ideas propias, que por propia voluntad accedía a someterse para internarse en un estadio superior del sentimiento. El servil se sometía a otra persona, mientras que el esclavo se sometía a un sentimiento mayor que el amor, que es más elevado y no tan difuso...El quid de la cuestión era llegar a una epifanía indescriptible en la que te manifiestas como un ser desconocido abriendo compuertas a todo un mundo interior...y dejar afuera del recinto a ese mal de no saber dejarnos esclavizar. Que sólo somos capaces de ver el servilismo, y no el inmenso placer del esclavismo...e imbuirnos en una razonable aversión contra él, bombardeados por el aviso constante de los peligros de dejarse someter, habiendo levantado una férrea barrera maniquea, incapaz de matizaciones.



21 comentarios:

  1. Bien, Marián, en los cariñosos combates del deseo puede ser que no existan reglas. Por supuesto, el servilismo es algo deplorable. Por el contrario eso que se suele llamar esclavitud y que creo que no debería llamarse con esta terrible palabra, funciona porque puede ser que alguna, o todas, las zonas erógenas, permitan o necesiten una atención muy diferente una de otra o entre ellas en su conjunto. Es el placer de dominado y dominador, sea cual sea uno u otro. Personalmente le pondría otro nombre. Probablemente, caricias deseadas. El violín, excepcional. El vídeo magnífico.

    Un fuerte abrazo, querida Marián.

    ResponderEliminar
  2. Amor es libertad. Lo demás no. Aunque ciertos jueguitos... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El lenguaje no deja de ser un convencionalismo, llamamos a algo con una palabra y ahí queda. La libre elección en cualquier materia, incluído el seco por supuesto, es una manifestación de la libertad personal, lejos de la esclavitud en su término vital.

    ResponderEliminar
  4. Antes d lee el texto he pensado que era escritura china y que significaba: "¡Que te den!"
    Pero no, ya veo que se trata de algo más serio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La susodicha:
    Muchas gracias Josune.

    Beso.

    ResponderEliminar
  6. ANTONIO CAMPILLO:
    En realidad es que todo está sujeto al lenguaje. La cuestión es ser libres y no tratar de someter a nadie. Digamos que lo más sano es que cada uno procure buscar estímulos sin perjudicar a nadie.

    Besos, Antonio.

    ResponderEliminar
  7. Darío:
    Jueguecitos, sí, Dario, y todo eso...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Pitt Tristán:
    Pues tú lo has dicho muy bien; el lenguaje es una herramienta para entendernos. Y sí, claro, es que es eso, que todo depende en el contexto que se pronuncien las palabras...las mujeres tenemos fama de que nos gusta escuchar ciertas frases...según en qué momentos.

    ¿Eso te ha sugerido la imagen? jajaja...

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. “la historia de la existencia está emparentada a los grilletes enlazados de la esclavitud.” Y es que “Somos soldados de alguna mente extraña...”...Abrazo sin cadenas.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta esa idea que distingue el esclavo de la esclavitud como sistema. El dolor con el placer, el placer ...de saberse de otro..

    mi beso.

    ResponderEliminar
  11. Kimbertrancanut:
    Pues sí, yo creo que es verdad eso que dicen tus frases. Porque a veces es como si nos dejáramos llevar por un río extraño. Puede ser instinto, supervivencia o qué se yo. Pero lo cierto es que a veces parece como si fuéramos movidos por extraños hilos invisibles ajenos a nuestra voluntad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Elcaligrafista:
    Como decía Goethe: "Preciso es que el placer tenga sus penas, y el dolor sus placeres"

    Mi beso en el tuyo.

    ResponderEliminar
  13. :)

    Me ha gustado mucho tu último comentario, con la cita de Goethe. El desarrollo de esa frase genera un perfecto Taichi. Yin y yang entrelazados, de forma que en el yin hay un germen de yang y en el yang un germen de yin... Pero siguiendo la lógica taoista, cuando llevamos cualquier opuesto a su extremo muta en su contrario...
    Eso es inquietante, ¿no? Quiero decir que es inquietante cuando los dos opuestos son dolor y placer.
    ¿No te suena retorcido? ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  14. j, Sí, bueno, es que Goethe era así; un filósofo muy curioso. Con sus argumentos se puede defender una cosa y la contraria. Yo creo que ese es el camino más corto para hacerse popular ;). Y entiendo lo que dices, porque a parte de generar un equilibrio, es verdad que todo tiene su lado bueno y lado malo... todo es cuestión de analizarlo todo exhaustivamente. Y no, no me suena nada retorcido; ya te digo, es desde el lado que lo mires.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Efectivamente, depende del lado desde el que lo mires. ¡Resulta que el retorcido, después de todo, era yo que lo miro desde ciertos lados retorcidos! Jajajaja

    Un placer extremo puede resultar insoportablemente doloroso; y al mismo tiempo cierto tipo de dolor puede ser muy placentero...

    Besos

    ResponderEliminar
  16. "Un placer extremo puede resultar insoportablemente doloroso; y al mismo tiempo cierto tipo de dolor puede ser muy placentero..."

    ¡Qué razón tienes,j!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Entiendo de entregas no de posesiones por eso no me gusta como suena eso de esclavitud, entiendo que uno se ofrezca y en ese juego lo comprendo, el otro no me encaja tanto en mi cabezota sin pelo, ¿soy raro?
    Besotes.

    ResponderEliminar
  18. Ángel, no eres nada raro, jaja, y ya ves que la palabra "raro" se puede aplicar a muchos contextos...como ves es un tema también del lenguaje. Equilibrio, podríamos decir, buscar entendimiento expresándonos con nuestras "queridas" palabras...

    Un beso, Ángel.

    ResponderEliminar
  19. Esclavos del juego amoroso (sabiendo jugar) y siervos de nadie, eso lo ideal. Muy interesante como siempre tu reflexión, Marián.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Así es, Kine, tal y como tú lo ves; es exactamente eso.

    Gracias, un beso.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.