..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

martes, 28 de mayo de 2013

Gusanos del alma


El informe que Freud legó a la humanidad sobre el alma humana fue en su día revolucionario. En términos filosóficos hay algunas confusiones, pues considerar que ya Aristóteles se pronunciara en esos términos resulta a todas luces anacrónico. Aunque ya Platón parece que hizo algunos descubrimientos sobre la Psique (ya había sido muchas veces cuestionado entre los antiguos filósofos griegos), aunque de ninguna manera lo explicitase, ni de lejos, al rocambolesco estilo del médico neurólogo austriaco, padre del psicoanálisis.

Desde Sócrates hasta hoy, poco hemos avanzado en el conocimiento de la naturaleza humana. Las preguntas transcendentales que Sócrates, según el divino Platón, formuladas a las gentes por los polvorientos caminos, siguen sin respuestas. Desde Hegel y Kant hasta Nietzsche, desde Heidegger hasta Sartre y desde éste a Savater, las preguntas siguen sin respuestas, siguen in albis.

Desde aquellos tiempos remotos y, los tiempos clásicos hasta hoy, han corrido caudalosos ríos de tinta sobre ese fondo inescrutable del alma, sobre ese recóndito lugar donde se encuentra el origen de todos los delirios, donde están todos los monstruos, todas las extravagancias, todas la alegorías del Mal, todas las incongruencias, todos los espantos...En suma, ese lugar donde habita, se cultiva y crece el gen de todos los horrores...

Todo esto se ventila, según Freud, con sueños "purificadores", con sueños que sacan a la superficie todo aquello que por miedos adquiridos debido a nuestra educación represiva, nuestra conciencia no puede admitir.

Desde el principio de la Historia el hombre mata a sus semejantes, a su padre, a su hijo, a su madre, a su hermano. En toda tragedia griega, en todo documento sagrado, en todo código de vida y supervivencia se ha considerado como algo innato al hombre la violencia, haciendo leyes para encauzar esos instintos a través de guerras, en principio teocráticas, más tarde "humanitarias"...y por último "legales"...

¡¡El horror!!

"El hombre hace las guerras. La mujer las asume. El hombre produce la desgracia. A la mujer, la desgracia se la dan hecha, con el ser querido, con el hijo muerto...La mujer se enfrenta al horror con todas sus consecuencias. Ella es capaz de amortajar...AMOR-TAJAR."
Tal vez por ello la mujer tenga menos sueños escatológicos que el hombre.


12 comentarios:

  1. Tienes mucha razón pero algún sicÓlogo llegó a la "sombra " y nunca pudo ir mas allá, otros como Carl Gustav Jung
    fueron más allá y junto con kent WILBER HAN DADO EL PASO DEL SICOLOGÍA TRANSPERSONAL.nO PRETENDO REBATIRTE NADA , PORQUE TUS RAZONAMIENTOS ADEMÁS DE ESTAR OBJETIVADOS Y BIEN DOCUMENTADOS , ME GUSTAN, SOLO PRETENDO ACLARAR QUE UN INDIVIDUO NO EXISTE, NI SE PUEDE UNO QUEDAR EN EL MERO CONDUCTISMO, DEJANDO AL MARGEN LOS TUS QUE RODEAN Y CONFORMAN EL YO , ASÍ COMO EL ENTORNO QUE MODELA TODA ACTITUD HUMANA.
    ¡gRACIAS POR TAN BELLO Y DOCUMENTADO POST .
    ¡fELICIDADES!
    bESOS

    ResponderEliminar
  2. Poco hemos avanzado en el conocimiento, menos aun, en nuestros comportamientos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. seguro

    la mujer no pierde el tiempo

    ResponderEliminar
  4. andré de ártabro:
    Por supuesto que es un tema bastante complejo. Porque aunque tenemos un cerebro capaz de estudiarse a sí mismo, no es infalible en sus "razonamientos", y siempre será verlo desde un punto de vista muy particular: el nuestro.

    Muchas gracias por tus halagos, andré, eres muy amable.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Darío:
    Así es, incluso te diría que en cada tropiezo volvemos a caer en ese escalón...que quizás no lleve al punto de partida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Noelplebeyo:
    Pues sí, la mujer mira más por la supervivencia.

    ResponderEliminar
  7. Puede ser, Marián, puede ser. Lo cierto es que estamos de acuerdo que el psicoanálisis freudiano es bien diferente del que él pretendía. En el momento actual el conocimiento del espíritu humano está caminando con mucha lentitud. Todos los filósofos que nombras y su entendimiento acerca del hombre, aportan pequeños datos puntuales que, muchas veces, son inconexos. La inconsciencia del hombre siempre la dufre la mujer.

    Un fuerte abrazo, querida Marián.

    ResponderEliminar
  8. Tus temas son complejos, casi siempre, aburridos, casi nunca. Siempre se encuentra un Freud, un Cortázar, un literato o un mojigato pensador ilustrado al uso, figura que reluce con tu luz propia, o algo así.

    En fin, menos mal que tus escritos constituyen un hito en mi entretenimiento, que si no... mis comentarios parecerían respuestas al más puro estilo crítico. Pero sabes que sé que me gusta lo qué haces, cómo lo haces, lo que cuenta es lo que quieres contarnos. Y eso, sea pensamiento, palabra u obra, sin omisiones, está bien, es lo suyo, es lo tuyo, es para nosotros.

    Sigue así...

    Un beso, guerrero y asumido...

    Mario

    ResponderEliminar
  9. ANTONIO CAMPILLO:
    De todos es sabido que el interés científico de todos estos personajes radica casi exclusivamente en promulgar nuevas teorías. A veces con ciertas extravagancias deliberadas sólo para llamar la atención de sus predecesores. Se dice de Freud que tardó más de ocho años en obtener el diploma de medicina, tres más de lo normal. Luego, además, su propósito era escribir libros sobre sus descubrimientos. Y lo mismo podría decirse de casi todos los que nombro en el post. Lo que sí te quiero decir es que no hay que tomarlo todo al pie de la letra. Este blog para nada pretendo que tenga rigor científico ;) pero mira, aprendo de vosotros los que sabéis de estos temas. Que en definitiva es lo que pretendo.

    Besos, Antonio.

    ResponderEliminar
  10. Mario:
    Bueno, querido, tú ya me conoces, jajaja. Y sabes que mi objetivo es casi exclusivamente, escribir, a vuelapluma casi siempre, así que como ves nada va muy en serio. Trato de contar las cosas a mi manera y por tanto sin ningún rigor. Sólo pretendo que me leáis y si puede ser me digáis algo bonito. Y tú eres tan generoso, Mario, que tengo que darte las gracias, como siempre por tus sabrosos comentarios. Así que...

    Un beso grande.


    ResponderEliminar
  11. Casi toda la filosofía de más de dos mil años en occidente ha sido pensada y escrita tomando a Platon como referente directo o indirecto. El aporte a las ciencias del alma del Dr Freud fue mayúsculo al punto que no solo revolucionó la misma psicología de su tiempo sino que también aportó nuevas herramientas a la crítica y al pensar filosófico.
    En cuanto a Nietzsche se puede afirmar sin temor a equivocarse que fue el filósofo que abrió la gran puerta para la superación del idealismo platónico desde su audaz alcance de superar el ideal ascético mediante el ideal estético.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  12. Aristos Veyrud:
    Me encanta que estés tan ducho en el tema de los filósofos ;). Y es cierto que Platón es el principal referente en el que basan la premisa muchos de éstos filósofos. Y cierto es que Freud, sobre todo, aportó "herramientas a la crítica y al pensar filosófico" como bien dices. No seré yo quien pretenda sentar cátedra en nada de eso. Pero sí que tengo una opinión sobre "La interpretación de los sueños". Discutible, sin duda, pero creo que se equivocaba. Quizás porque cuando Freud escribe sus reflexiones está reflejando el ambiente intelectual del momento. Además, se adivina en él una prepotencia de querer colocar "su" realidad como medida y eje de todo el universo.

    A Nietzsche, en cambio lo veo mucho más realista, capaz de transmitir con mucho encanto el nivel de ficción y realidad, llevado de su mano a ese nivel "metaficticio" encantador. Así que ya ves que si hablamos de Nietzsche reconozco que no soy objetiva, soy completamente nietzscheana.

    Abracito.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.