..

..

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

sábado, 16 de marzo de 2013

Cordura


Anoche tuve un sueño.

Soñé que estaba loca. Me vinieron a buscar y me llevaron al matadero. No estaba asustada, porque en un sueño el comienzo de lo terrible resulta bello, emocionante. Lo percibía como un goce sensible al tratar de desenroscar un mal entendido, me veía a mi misma desnuda y desvelada...sabía que no era verdad que me llevaban al matadero...no lo de que estaba loca.

Al despertar tuve la plena conciencia de por qué había soñado lo que había soñado: Antes de acostarme había llegado a la conclusión de que estaba llena de cordura. Así que el subconsciente me dio un toque de alarma...no es cordura alejar expectativas de peculiares placeres en ciertas ceremonias festivas, y en cierto modo, la fiesta era la ocasión para seducir al prometido de mi mejor amiga. Sin embargo...quise ponerme a salvo y, autoinfligiéndome la prohibición de mirarlo, no quise cobrarme la pieza olvidando tabúes que hubiesen levantado numerosos y puntillosos comentarios...aunque en ocasiones, doy por sentado, que en ciertas fiestas, se suelen violar colectivamente las prohibiciones, y el único castigo que traen consigo es el restablecimiento, tras la fiesta, de las habituales relaciones para que todo siga su curso...

 
  

14 comentarios:

  1. Los prometidos de las mejores amigas deberían considerarse un terreno sagrado e infranqueable, creo que es un juego peligroso y por otro lado no hay cosa mas tonta que el prometido de una mejor amiga intentando seducirme, a partir de ese instante esa persona ya pierde todo el valor para mi,eso si que es jugársela.
    Hiciste bien en mantener la cordura y es cierto esto que dices de que;

    "doy por sentado, que en ciertas fiestas, se suelen violar colectivamente las prohibiciones" muy cierto,especialmente en las bodas, en la mía, en mi boda pasó y hubo un desmadre a la francesa muy comentado después, quizá un día escriba sobre eso..

    Un beso Marián.

    ResponderEliminar
  2. Yo ando últimamente un poco confuso como para poder discernir claramente entre la cordura y la locura. Trato de mantener el equilibrio, unas veces sin esfuerzo y otras con algo más de dificultad; por otro lado, creo que en torno a esa línea, la que las separa, es donde ocurren las cosas más bellas, las más emocionantes. Creo que ahí habita la pasión. Pero hay que manejarse con prudencia en esos territorios aparentemente inestables.

    Un beso, Marián.

    ResponderEliminar
  3. De vez en cuando, démonos banquete, o carnaval... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, Marián, todo debe seguir igual tras la noche loca que de vez en cuando se presenta. Esto es bueno y es malo. Es bueno porque no queda rastro de compromiso y se ha sentido placer. Es malo porque puede quedar un pequeño rescoldo de brasas que, con poco esfuerza, se volverán a encender.
    Que, premonitoriamente, la protagonista haya tenido un sueño en el que el rechazo se manifieste con tan cruda historia, supone un sentimiento de culpa que puede evitar, probablemente, futuros problemas. En cualquier caso lo hecho no se rehace con facilidad y preocuparse por otra ocasión en la que se planteen iguales condiciones no suele ser mejor que vivir con todas las fuerzas los momentos conforme se producen.

    Un fuerte abrazo, querida Marián.

    ResponderEliminar
  5. ¿Cómo un fusible de cordura? pero si estamos todos locos de remate, lástima no dejarnos llevar más veces por ella -que fácil es predicar,je- si yo estoy más encorsetado que tu.
    Besotes y buena semana.

    ResponderEliminar
  6. ... no me lo puedo creer...

    Habitada por la cordura...

    ¡Qué decepción!

    :P

    ResponderEliminar
  7. Enya Crip:
    Si tú no te implicas, aunque llegues a consumar el acto, no hay problema. Al menos para ti. El problema sigue siendo del prometido de tu amiga. No es problema tuyo porque nada te afecta; afecta a tu amiga, porque él es el que ha incumplido las reglas del juego...

    Un beso, Enya.

    ResponderEliminar
  8. Zavala:
    A veces lo mejor es no hacer un drama de lo que te sale al paso, ya que hay cosas con las que tú nunca cuentas y te sacan de la rutina...
    Es mejor no darle tantas vueltas a las cosas, y a veces las soluciones se presentan solas, sin forzarlas.
    Hay momentos inesperados...y al fin y al cabo todo va teniendo arreglo mientras estamos vivos...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Darío:
    Sí, atrapar los momentos...vivir y ser libre...momentos inesperados...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ANTONIO CAMPILLO:
    Ja,ja,ja, está bien, Antonio. Una cana al aire y que nos quiten lo "bailao"...Y luego tener cuidadito y saberse controlar para que no se nos vaya de las manos...

    Un beso, Antonio.

    ResponderEliminar
  11. Ángel Iván:
    La locura es el antídoto, es vida, Ángel, ja,ja,ja...lánzale el corsé a la cara...si es que la tiene ese ojo que todo lo ve...ja,ja.

    Feliz semana y un besote.

    ResponderEliminar
  12. j.:
    Desastrosamente yo...y también sorprendida, soñaba esa sensación, pero claro, era un sueño...

    Un saludito con la mano en alto y sin cremallera...

    ResponderEliminar
  13. Alguna pulsión que se supone prohibida fluye por ahí, y se disfraza de locura para poder digerirla. Y en esas perversiones, hacemos nuestra historia. Pobre del que nunca se sintió enolquecer, dijo Bukowski. Y yo lo entiendo. Y esas fiestas....quizá valga la pena el esfuerzo de tener que restablecer...Besos.

    ResponderEliminar
  14. Javier F. Noya:
    Salir del sendero, de la ruta marcada; de lo establecido, asusta, porque crea incertidumbre, pero es emocionante...cuando más vivos nos sentimos es cuando hacemos algo que para nada estaba previsto...y es que buscamos un poco de misterio.

    Besos.

    P,D.Me encanta que cites a Bukowski, revolotea últimamente mucho por aquí...

    ResponderEliminar

Lo prohibido se vuelve tentador.