..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

domingo, 24 de febrero de 2013

Imágenes que se muestran ante el ojo atónito...


¿Puede condicionar nuestra vida lo inasible, lo que no es palpable, lo que no se puede tocar, como son los sentimientos, los pensamientos?

La vida imaginada...¿puede tener más peso en la vida de una persona que lo que vulgarmente  llamamos realidad? Por ese extraño pasadizo entraríamos de lleno al mundo de lo imaginado, y esto sí que es propio del ser humano, lo que nos distancia de otros animales: Imaginación.

Existe un universo del Pensamiento donde están todas las cosas intangibles, un mundo raro, extraño, lleno de monstruos, atiborrado de miedos...un mundo que a veces te seduce y te lleva hacia ese abismo desconocido. A esa fábrica  de seres fantasmagóricos que causan espanto. Un mundo "verdeoscurocasinegro"...es la parte oscura del ser humano, es el horror, ese espanto que provocan las cosas feas, gusanos que a veces germinan en la mente humana provocando verdaderos monstruos reales...¡Es la locura! a la que algunas criaturas débiles han sucumbido llenando el mundo real de verdadero terror. Esa extraña imaginación, la que sube del abismo e inunda la superficie, esa que, en el mejor de los casos, los artistas la convierten en arte...

el infierno es una puerta cerrada
cuando te estas muriendo de hambre por tu
maldito arte
Bukowski

Mundo misterioso, oculto, secreto...plagado de armas de doble filo.
Distanciarse de ese mundo fantasmagórico y explorar en otros mundos de colores resplandecientes y bellos ese que ama la inocencia de los niños y que cada cual lleva dentro...el mundo del color, de los vivos colores y de la fantasía. ¡Fantasía! que como dicen los franceses es "la loca de la casa" y que algunos poetas-filósofos, escritores auténticos por partida doble, logran convertir en gloriosa celebración...y desde su elevada altura hacen felices, también, a las almas sencillas. Esa tendría que ser nuestra meta. ¿Una utopía?...¿No somos la simiente del Dragón, el Leviatán, la semilla del Diablo? ¿No vibra nuestra piel ante ese magma viscoso y abisal lleno de incertidumbres?

"Hay que llevar verdaderamente el caos dentro de sí para poder engendrar una estrella danzarina"
(Zarathustra)







15 comentarios:

  1. Lo inasible es tan importante para definir quien somos como aquello que creemos contemplar juntos y que tampoco es para dos la misma cosa.
    Lo que no es sin dejar de ser, nos marca desde el principio.

    Un abrazo, soñadora. Siempre un placer pensar contigo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. El inmenso poder de nuestra mente es inimaginable. Estudios demuestran que solo utilizamos el 10% de nuestra capacidad cerebral, y solo se conoce el 5% de nuestro potencial cerebral.
    Independientemente de porcentajes y cifras que nada demuestran y que son fácilmente manipulables, los sueños, los pensamientos, las emociones, lo anhelado, los colores e imágenes de las que hablas, en definitiva, ese mundo creado por nuestro cerebro, influye decisivamente en nuestra vida real más de lo que pudiéramos imaginar.
    Así lo demuestra Punset, después de haber consultado estudios de neuropsicólogos en su ensayo "El alma está en el cerebro":

    "Para nuestro cerebro es más importante contarnos una historia consistente que contarnos una historia verdadera. El mundo real es menos importante que el mundo que necesitamos".

    Y así creo que es aunque dentro de ciertos límites. El cerebro siempre nos "defiende" ante los ataques exteriores, desvirtuando a veces las cosas, para protegernos. Instinto de supervivencia, que se llama.

    En cuanto a la cita final que dejas de Nietzsche, es magistral. "Así habló Zarathustra" es un libro que nunca acabo de leer porque lo leo solamente a ratos: como los buenos vinos hay que saborearlo lentamente para que no se anulen los sentidos y podamos deleitar a nuestro paladar (cerebro, en este caso).

    Me gusta la reflexión que has hecho, querida Marián.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. somos perfectos desconocidos...así la armamos continuamente

    ResponderEliminar
  5. Zarathustra tenía razón, Marián. En todo tu artículo reflexivo tienes razón. Es cierto que todo lo que depende de la mente sobrepasa la realidad. Esperamos que esos pensamientos, que serán reales o sólo pensamientos que ni llegan a ser sueños, determinan acciones de las que depende nuestra personalidad, nuestro ser, nuestro comportamiento. La realidad que nos envuelve se encuentra plena de tensiones, incomprensiones y violencia. Poder ser dueña de los propios sentimientos y compartirlos si es posible es el único método de luchar contra la superflua realidad externa.
    El vídeo es muy bueno.

    Un fuerte abrazo, querida Marián.

    ResponderEliminar
  6. Pilar:
    Lo mejor que tenemos es esa singularidad humana, porque cada uno lo percibe de una manera personalísima. Eso es lo maravilloso.

    Un abrazo, y muchas gracias, Pilar, por venir a comentar.

    ResponderEliminar
  7. Marisa:
    Aunque en tus dos comentarios vienes a decir lo mismo...no era un duplicado, je,je. Los he dejado aquí por tu gentileza, porque lo has vuelto a escribir por segunda vez.

    Muy interesante toda esta reflexión que haces sobre el cerebro, Marisa, y sabes que ya hemos hablado de esto en otras ocasiones, porque es que el tema a mi me apasiona, como a ti. Punset sabe exponer sus teorías de una forma asequible, a la vez que da muestras de gran ilustrador, sabe muy bien rodearse de gente erudita. Todas estas teorías sobre el cerebro es que dan para mucho, nos viene a decir que el cerebro "es un mentiroso" cuando se trata de nuestra supervivencia...Y fíjate, Marisa, sobre el tema de los sueños ¿recuerdas? En alguno de tus posts hablabas de eso; de los sueños recurrentes, y yo te conté los míos, ja,ja,ja. Estuviste inspiradísima.

    En cuanto a Nietzsche, la verdad es que sí, que mi amigo y algo más, Federico, como bromea nuestro común amigo el caligrafista, ya sabes...tengo todos sus libros, es una maravilla ¡tan poeta como filósofo¡

    Un beso grande, Marisa.


    ResponderEliminar
  8. Noelplebeyo:
    Es cierto. Todos somos distintos pero de la misma especie.

    ResponderEliminar
  9. ANTONIO CAMPILLO:
    ¿Sabes que me pasa a mi? Te lo dije ya una vez. Que me encanta leer los libros difíciles, y no es que precisamente Nietzsche sea difícil, tengo todos sus libros.

    A veces quedo fascinada por lo que no entiendo plenamente, y le doy vueltas en mi cabeza. Y lo digo también por esos posts de astronomía que tienes en tu blog. Y sobre todo los de física cuántica. Una maravilla, y te lo dije una vez, que no hace falta entender para quedar completamente fascinada.

    Un beso.

    Ah¡ el vídeo...pues sí, sabía que te iba a gustar, a ti que eres realizador de películas.


    ResponderEliminar
  10. A veces, simplemente me rindo ante ese mundo que nunca traerá una respuesta concreta. Eso, es inasible, y no debería condicionarnos, pero lo hace.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Dario:
    En realidad ese mundo es muy rico, no da muchas respuestas pero suscita muchísimas preguntas, y eso es bueno para nuestro crecimiento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Claro que es posible que tenga más peso lo inasible, como dices, que lo real en algunas vidas. Se me ocurren ciertas profesiones y circunstancias en las que prevalece lo primero: un escritor que se sumerge durante años en la vida alternativa de su novela, los rabinos, los cardenales, los imanes,- estos están constantemente en otra realidad-, también los físicos teóricos, los dirigentes del FMI, muchos líderes políticos, dictadores, gente interna en hospitales psiquiátricos y otra abandonada y que deambula desamparada y sin un techo, ciertos drogodependientes, muchos directivos... todos conforman y conformamos la realidad, y al formar parte tantos actores de ella y disponer de tantísima información y desinformación para el que quiera interesarse, tenemos como resultado una realidad, en realidad bastante inasible. Si a todo esto añadimos una pizca de sueños nocturnos y otra de fabulación diurna, no hay quien se aclare y cuesta distinguirla todavía más. Se genera un estado de confusión, en el que yo a veces me descubro, y necesito darme un respiro y abrir las ventanas de la mente para que vuelva la calma. Llenarla de cosas sencillas y llenarla de soledad, por eso necesito ir a la montaña, entre otras cosas, para alejarme del ruído y de la furia. De Federico, como dices, leí Así hablaba,... ¿Qué haría ahora? ¿Mantendría él sus propios postulados o serían totalmente distintos?Imagino la filosofía también totalmente influenciada por cada realidad y la de hoy es infinitamente más compleja que la de hace un siglo. Seguramente sería más nihilista todavía o solo creería en el Dios dinero, como todos. Seguramente sus trastornos hubieran llegado mucho más temprano, es posible... dudas.
    Cuesta mucho discernir ya nuestra realidad.

    Un beso Marián

    ResponderEliminar
  13. Zavala:
    Verdaderamente, hay muchas cosas que nos distancian de la cruda realidad. Y es una suerte ¿no crees? Yo creo que si no fuese por esas "evasiones" vivir sería insoportable. Me hablas también de personas que están en circunstancias buscadas, o que no pueden controlar...muy profundo todo esto que me cuentas, Zavala. Y como dices, todo esto puede llevarnos a un estado de confusión tal que nos desasosiegue. Yo no creo que sea cuestión de volvernos locos, profundizar en esas cuestiones no nos va a proporcionar la calma que dices tú que buscas. No tenemos respuestas para nada. Nietzsche es un ejemplo de ello, y es muy posible que hubiera terminado aún peor en la época actual...pero nos dejó su obra y la disfrutamos...esa bendita locura que es la madre de todas las artes, quizás hoy se hubiese amortiguado con más medicamento.
    Y ya sabes lo que se dice de la filosofía; que no sirve para nada. Apelemos al sentido común y busquemos lo que realmente nos tranquilice...y que a la vez eso nos de energía para procurar nuestro bienestar.

    Un beso, Zavala.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo2/26/2013

    ... también hay artes donde se cultiva la imaginación al servicio de la intención, para potenciarla; y para que ésta a su vez, de alguna manera, pueda ponerse al servicio de la vida...

    Para mí, tan inasible es una mesa, como un pensamiento, y ambos tienen el mismo sabor.

    En cuanto a los infiernos, también son en el fondo luz. Luz distorsionada, pero luz al fin y al cabo... Renegar de tu propia locura es como no querer ver en el espejo un grano que te ha salido en la punta de la nariz. No te gusta, pero ahí está. También de un grano purulento se pueden aprender cosas, digo yo...

    ResponderEliminar
  15. Anónimo:
    ¡Qué pena que no sepa quien eres¡ es que tu comentario me ha gustado un montón...

    Es cierto, de todo se puede aprender, sacar algún conocimiento...

    Con eso de la mesa y el pensamiento me ha venido a la cabeza Platón, que decía más o menos que el mundo que contemplamos en nuestra realidad es sólo una copia imperfecta de la realidad. Según él, no nos relacionamos con cosas, si no con ideas...Bueno, un punto de vista. Otro más, por muy Platón que sea.

    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.