..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Una dimensión infinita


La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado, la imaginación circunda el mundo

Albert Einstein

                      ***********

Humildemente creo que la fantasía fue el primer gran hallazgo intelectual de los seres humanos. Que partiendo de preguntas que ahora nos parecerían infantiles, intentaban buscar las respuestas. Y es un hallazgo tan prodigioso que aún hoy no ha sido superado a pesar de la evolución, de las culturas, del progreso económico o de los avances científicos y tecnológicos de nuestro tiempo. Pensemos, si no, en el modo en que todas las tribus de la Tierra, desde América a Oceanía, desde Europa a África o Asia, respondieron a las preguntas de qué eran el Sol o la Luna; por qué aparecían y desaparecían en el cielo; qué eran la noche, las estrellas, las tormentas, el fuego, la vida, la enfermedad o la muerte.

Es sorprendente que todas las civilizaciones del planeta coincidieran en suplir su falta de conocimientos sobre la verdadera realidad que tanto les intrigaba, convirtiendo todo lo que les era desconocido e inexplicable en fascinantes y asombrosas fantasías, en puras invenciones de la imaginación, en apasionantes historias comprensibles por todos, generación tras generación, por muy ingenuas o absurdas que resulten hoy a nuestros ojos.

En esas primeras maravillosas fantasías el Sol no era una estrella, ni la Luna un satélite. Ambos eran los creadores del mundo, los dioses del universo, las temibles divinidades que regían a su antojo la vida y la muerte de los hombres.

A esta exaltación de la fantasía como primer gran acto de la genialidad humana, habrá quien oponga que no sea para tanto pues, al fin y al cabo, no se trató más que de una lógica reacción del hombre primitivo ante el asombro de lo desconocido.

Y sin embargo, es en esa insólita e ingenua atribución del carácter de divinidad al Sol o a la Luna, al trueno o al fuego, a la tempestad o al viento, donde se oculta la esencia misma del ser humano. Que donde no pudieron comprender crearon a los dioses. Inventaron a los dioses para que sean ellos quienes den sentido a nuestra existencia. ¿Acaso hay fantasía más prodigiosa en toda la historia de la humanidad? ¿Acaso alguien, algún artista, algún pintor, algún inventor, algún escritor, imaginó alguna vez un personaje tan extraordinario como esos dioses primigenios, capaces de crear a su creador? Porque los hombres de la prehistoria no se limitaron a decir que el Sol y la Luna eran dioses. También les atribuyeron el poder de la creación del firmamento, de las estrellas, de la Tierra, del aire, del agua, del bosque y las montañas, y de los hombres y mujeres que las habitaban bajo el dominio de la luz y los terrores de la noche. El ser humano crea a los dioses para que sean ellos quienes le infundan vida a él. ¿Acaso cabe una paradoja más hermosa y más fantástica? Yo creo que no.

Y el propio Einstein llegó a decir: "Cuando me examino a mi mismo y a mis formas de pensar llego a la conclusión de que el regalo de la fantasía ha significado más para mi que mi talento para absorber el conocimiento positivo". Si esto lo dijo un flamante y admirado Premio Nobel de física, imagínense ustedes lo que puedo llegar a pensar yo que soy una simple personita...aunque tan fantasiosa como la que más...




17 comentarios:

  1. Es cierto que en cualquier tribu primitiva buscaban explicaciones a los fenómenos naturales. Sin embargo, lo que más me llamó siempre la atención fue el paso gigante de los pensadores presocráticos y de los que llegaron después. La percepción, la política, la persona... La imaginación se mezcló con el pensamiento, con el razonamiento, con la búsqueda real de explicaciones. Y no por ello se perdió la imaginación, por eso cada día nos encontramos con imaginaciones nuevas -aunque pensemos que suenan a repetidas- salidas de mentes nuevas.

    Buena reflexión. Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Tanto mejor la fantasía, ya sea en la cama o en el bar o en una cancha. Soñar no tiene un espacio limitado. Se fantasea en todas partes. Y aunque el "sueño" de la ciencia sea acabar con lo fantasioso, se equivoca. Nos da aire, la fantasía, y además, cuántas de las verdades conocidas fueron abonadas por las mentes fantasiosas.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. de ahi los exitos de final fantasy....es broma

    es lo que nos hace humanos. Imaginar

    ResponderEliminar
  4. La imaginación creo que forma parte del propio intelecto llamemos racional. En mayor o menor medida todos somos imaginativos, de forma consciente o subconsciente. Es una de nuestras ventajas (porque nos ha permitido resolver situaciones, adaptarnos, crear y evolucionar) o desventajas (hablo de los miedos) porque lo imaginado y lo real se confunde y lo percibimos con igual intensidad y nos afecta en la misma medida. No me extraña que Einstein dijera eso, para elaborar sus teorías, en primer lugar debes tener una imaginación prodigiosa. La imaginación es una herramienta que tenemos a nuestra disposición y que podemos emplear de múltiples modos y para infinidad de situaciones, sobre una gran parte tenemos el control y otra anda todavía a su aire, como con vida propia.
    Además puede ser muy divertida.

    Muy interesante Marián lo que tu imaginación nos deja hoy.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Lo inexplicable en un momento de historia de la humanidad ha tenido, pocas etapas temporales más tarde, una explicación comprobada y racional diferente, excepto aquellas que inciden contra fantasías adocenantes.
    Cuando amparándose en creencias personales se establecen principios falsos, la humanidad sufre un parón evolutivo que la afectará, a veces. miles de años.
    Eratóstenes, tres siglos a.n.e. midió con exactitud el radio de la Tierra pero siguió siendo plana hasta muchos siglos después.
    La realidad comprobada ha sido pisoteada sin piedad por el poder y la ignorancia de quien ha creído en él.

    Un fuerte abrazo, querida Marián.

    ResponderEliminar
  6. Sbm:
    Lo mejor que tenemos los humanos es la capacidad para imaginar. Suena a perogrullada, pero es así. Poder especular y ver las cosas de mil maneras...y siempre damos un pasito más allá, porque tal vez no hemos hecho nada más que empezar.

    Gracias y un besito para ti también.

    ResponderEliminar
  7. Dario:
    La mente humana es maravillosa, ya lo creo que sí, en eso estamos de acuerdo. La fantasía es un ingrediente, un saborizante ¡la sal de la vida!
    Un beso.


    Plebeyo Sir:
    Pues sí. Tal cual como lo has dicho.

    ResponderEliminar
  8. Zavala:
    Me gusta mucho tu comentario. Muy bien razonado...y por supuesto que la ciencia necesita de todas esas especulaciones de la mente...ese es el quid del progreso ¿no?

    Zavala, tu comentario es un de esos que me hacen pensar. Me gusta.

    Muchas gracias y un beso.

    ResponderEliminar
  9. Antonio Campillo:
    ¡Qué ilustrativos son siempre tus comentarios! Tienes amplitud de miras para todos los temas. Y en éste caso has dado justo en toda la diana. Porque los poderosos, los dueños de la "verdad"...todo lo establecido como palabra de Dios es lo que ha ocasionado esos parones de los que hablas. Si la Biblia dice que la Tierra es plana eso va a misa y no se puede estropear con la evidencia de la verdad. Benditos aquellos hombres que pagaron con sus vidas para poder establecer la pura realidad, que donde los hombres primitivos fantasearon con dioses, mira tú por donde, Antonio, que los hombres estudiosos de la ciencia hicieron resplandecer la verdad emulando a los dioses.

    Un abrazo y un beso, amigo Antonio.

    ResponderEliminar
  10. Lo que pasa Marian que tu eres las dos cosas: fantasia y conocimiento positivo....

    mi beso.

    ResponderEliminar
  11. Pues mira, caligrafista, querido, te voy a dar crédito...jajaja...y...también te digo que yo a ti te admiro muchísimo más...

    mi beso.

    ResponderEliminar
  12. No conocía tu morada Marían. Es un lugar hermoso, sosegado y reflexivo: me siento cómodo. Voy alojarme en la habitación 300 por una buena temporada. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Una vez leí que la imaginación era la erección del pensamiento y esto no es otra cosa que la manifestación de un innato poder en los seres pensantes, además que solo con la imaginación es posible ir a cualquier parte.

    Besos ;-)

    ResponderEliminar
  14. J.C. Alonso:
    Bienvenido a ésta que desde ya mismo puedes considerar como tu casa...voy ya por el tercer añito, y como puedes ver la voy llenando de reflexiones que sobre la marcha me surgen...y de cosas que encuentro por los caminos. Y es un placer que te encuentres a gusto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Jorge Ampuero:
    Sí, sí, la imaginación te da placer...al menos a mi sí. Leer y soñar con lo que otros imaginaron, también aportar más detalles e ilusiones a la lectura...gozar leyendo, descubrir sensaciones y palabras nuevas, y otras en desuso...pero que algunas son hermosas...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. En realidad dentro de la historia humana se ha vivido colectivamente una evolución a nivel mental: primero se dio la etapa mágica, repleta de desbordante imaginación más allá de causa y efecto; después vino la etapa mítica con todas sus explicaciones, dogmas y normas; luego la mental con el nacimiento de la mentalidad individual, y ahora estamos -como dicen numerosos autores- en los albores de la etapa integral, que integra y supera a todas las precedentes...

    A nivel individual también tenemos esta evolución: los niños están siempre en la fase mágica, después a medida que crecen pasan a la mítica, y posteriormente en la adolescencia la rompen rebelándose y emergiendo en ellos la conciencia mental individual. Es una lástima que sean todavía pocos los adultos capaces de entrar en la mente integral...

    Si te interesan estas cosas puedes leer por ejemplo a Ken Wilber.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Me encantó tu blog, estas reflexiones no pueden ser de nadie más sino de un gran imaginante, me sumo como seguidor del sitio, gracias y felicidades.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.