..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Hay quien busca el amor de una mujer para olvidarse de ella, para no pensar más en ella


¿Es ese hombre clavado en la cruz un símbolo de paz? ¿No es más bien un símbolo de la intransigencia y la crueldad humana? Judas Iscariote volverá a vender al Señor, y Pablo a presenciar en Jerusalén el martirio de Esteban. En materia teológica no hay novedad sin riesgo. ¿Y cuántas veces veremos escritos los versículos terminales del noveno capítulo de la Epístola a los Hebreos? ¿No es una aparatosa frivolidad que el sacrificio de un solo hombre salvara a toda la Humanidad?...¿Y no es la Literatura patrimonio de la Humanidad, no redactada por una persona concreta si no por todas las que han sido y serán?..."No encendéis una pira, encendéis un laberinto de fuego. Si aquí se unieran todas las hogueras que han sido, no cabrían en la tierra y quedarían ciegos los ángeles"...¿Y cuántos libros sagrados han sido desechados por demasiado malvados, o por inútiles? ¿Y no se ha cambiado la letra sobre la perversión de una idea?..."Perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores...¿Y no es menos cierto que quedó escrito que "no ser malvado es una soberbia satánica"?...

Y la escritura...Cuando uno escribe gozoso y luego se inquieta por la sospecha de que son palabras ajenas...Y la incertidumbre te atormenta. Sufrir, o variar ese pensamiento que es debilitar la idea. Dejarla desnuda puede salvarte, buscar en la memoria te desasosiega...puede ser un plagio...¿Y por qué Dios nunca se interesa en aclarar las cosas? ¿O es que prefiere insinuar con ello una confusión de la mente divina?...


13 comentarios:

  1. angustiante y confuso
    gracias a dios
    ¿a quién hay que pegarle?

    ResponderEliminar
  2. Supongo que dios tiró la toalla...

    ResponderEliminar
  3. Garriga:
    Supongo que lo mejor es dejarse llevar, y que sea lo que tú quieras, porque a veces lo que dios quiera carece de humanidad.


    Dario:
    Dios es la mayoría de las veces un ente bastante desatento. Va como un viento atormentado que casi siempre arrasa.

    ResponderEliminar
  4. dios se mudó de mundo al ver el creado...

    ResponderEliminar
  5. Plebeyo Sir, dios es un aprendiz de diablo que lo intenta con ensayo-error.

    ResponderEliminar
  6. A mí que me empiecen a explicar en qué punto salvó a la humanidad.

    Respecto a las letras y palabras, respecto a las ideas y las expresiones... considero un plagio todo aquello que se copie con alevosía. Lo demás es simplemente una sensación expresada y coincidente que no por crearla más tarde deja de ser original.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. Marian, muy bueno tu blog, recién pude entrar porque tuve un problema con el equipo, también te agradezco tu visita.
    En cuanto al dios de las religiones, no es más que un invento del hombre...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Sbm:
    Desde no hace mucho que se empezó a hablar sobre la "intertextualidad" porque todos los escritores que publican libros se acusan unos a otros sobre ese tema, jajaja. Yo creo que las buenas ideas se pueden reproducir; todo es cuestión de tener más o menos talento para saber expresarlas. Pero como dijo Umberto Eco: "los libros siempre hablan de otros libros y cada historia cuenta una historia que ya se ha contado".

    Así que estoy de acuerdo contigo en todo lo que dices.
    Un beso.


    Mirella Santoro:
    Muchas gracias por tus palabras en referencia al blog. Y sobre lo que dices de dios...todos los dioses son inventados por el hombre...y es que el hombre sabe inventar como dios...
    Abracito.

    ResponderEliminar
  9. La pulsión de la muerte...de ahí nace el deseo de la inmortalidad... Y el cerebro ¡hace su trabajo!

    ResponderEliminar
  10. No creo que Dios, directamente, tenga nada que ver en lo que pasa en el mundo de los hombres. Los hombres son los que hacen y deshacen en nombre de ese Dios. Y la literatura... a menudo pienso que todo está escrito ya y a menudo me sorprendo gratamente. No es cierto pues. La literatura está viva, tal vez cada día quedamos menos lectores, pero en el fondo, me mola. Un beso Marian, te voy a seguir.

    ResponderEliminar
  11. Manuel, sería terrible ser inmortales, aparte del aburrimiento, esa pulsión de no dejar las cosas para mañana porque tal vez sea tarde...esa inquietud desaparecería, el cerebro necesita ese riesgo; la sensación de ganar o perder en el juego de la vida.


    Zavala:
    Claro que sí, siempre todo en nombre de Dios, la coartada perfecta. En cuanto a la literatura, claro que está viva, y en los tiempos que corren...serán ríos de tinta...

    Bienvenido y muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  12. Cualquier duda sobre un pasaje controversial o poco claro en la Biblia se resuelve teológicamente con un estudio bíblico exhaustivo, inductivo y de contrastes teniendo en cuenta la sana doctrina cristiana y una búsqueda honesta de la verdad. Esto por la parte racional, lo demás es básicamente cuestión de fe, si uno decide creer la Palabra de Dios registrada en la Biblia o no.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Jorge Ampuero:
    Muy interesante su comentario. El tema me parece uno de esos que es para centrarnos en él con respeto. Seguramente polemizar sobre ello nos llevaría, no ya horas y horas, si no días y días.
    No sé quien es usted, ni la edad que tiene ni lo que ha vivido. Tampoco sé de sus conocimientos bíblicos. Pero vamos, que yo creo que lo más básico sea saber qué es la Biblia. Y con esa premisa, que tiene que ser exhaustiva, tratar de hacer un estudio teológico sin tener en cuenta "la sana doctrina cristiana", porque eso a todas luces sería un condicionante que oscurecería el camino para llegar a la verdad; la cuestión de fe anularía todo lo demás.

    Saludos.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.