..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

jueves, 15 de noviembre de 2012

El rocío no la toca porque se teme quemar


La soledad prolongada no es sólo peligrosa y contraproducente: es también una depravación. Se pierde rápidamente el horizonte de la realidad, el baremo secreto que gobierna las cosas, su comparada valía. Si un retiro adecuado puede llegar a templar el espíritu como el acero y dorarlo para la batalla, un exceso puede llegar a fundir el metal del alma. La sed de comunicación puede llegar a ser tal que perdemos nuestra capacidad de aproximación a la realidad. La ansiedad entonces se dispara, como si, sin poder alcanzarla, pudiéramos ver la comida a través de un cristal. Pero, ¿cómo enhebrar una aguja con prisas?, ¿cómo disfrutar del paisaje a toda velocidad? La intensidad de nuestro deseo nunca es correspondida y nuestros intentos tendrán pronto el sabor de un fruto amargo. Del abismo insondable que uno mismo guarda, como en toda situación arriesgada, sólo las reglas y la suerte pueden salvarnos.

El espíritu humano necesita siempre al otro lado una resistencia con la que medirse, un muro, un problema, una conversación sobre la que construirse. Y se desespera cuando no la halla. Y cada decepción va nublando sus encuentros, va eliminando de su visión los infinitos colores del mundo. Nuestro espíritu, cada vez más pobre, se sentirá incapaz de afrontar tanto abandono. Poco a poco, se colapsará. Hay un punto de no retorno para el espíritu cuando se adentra en sí mismo hacia la nada. No cruzar esa línea debería ser nuestra primera regla, pues suele la vida en el lado opuesto celebrarse.

18 comentarios:

  1. la soledad nos hace cruzar líneas sin siquiera darnos cuenta.
    SAlud mujer

    ResponderEliminar
  2. es verdad
    yo a veces pienso que cuando la gente está muy sola se le van difuminando los bordes
    y pierde los límites
    y tiene algo en la piel parecido
    al polvo de alas de mariposas muertas
    es verdad lo que decis

    ResponderEliminar
  3. Plas, plas, plas. Perfecto, clarísimo y sin adornos.

    Para que dejen de temblar las manos, lo primero es serenarse, y luego ya habrá tiempo para enhebrar con cariño.

    Un beso, Marián.

    ResponderEliminar
  4. cuando la soledad tiende a infinito

    simplemente no estamos

    ResponderEliminar
  5. Necesitamos un espejo en que vernos reflejados o perdermos lo que nos hace humanos.

    ResponderEliminar
  6. Suscribo cada una de tus palabras,la ghetificación de nosotros mismos en nosotros mismos....qué despercidio!

    mi beso, conectando palabras

    ResponderEliminar
  7. Querida Marián, soledad y fracasos comunicación son dos de las causas más importantes para que se cultive la desesperación.
    Ninguna de ambas cosas debería afectarte, Marián. Sé que es difícil coger la comida desde fuera del escaparate pero es igual de difícil bañarse en ella y no saber comer o que se coma mal.
    El paisaje se puede ver, a toda velocidad, según en la dirección hacia la que se mire, este es el secreto. La aguja se enhebra con rapidez si antes se ha suavizado el hilo. Por el contrario, creo que las reglas y normas se han hecho por mentes que, a veces, han dilapidado su creatividad porque casi siempre, ambas máximas se hacen para saltárselas, para pasar de ellas, para burlarlas.
    Si cada día vamos disminuyendo nuestra propia potencia ante las adversidades, es evidente que perderemos hasta nuestra propia autoestima.
    Marián, nunca debes de encontrarte tan abatida, no mereces estarlo, ni es bueno. Tu capacidad de sentir y tu especial sensibilidad debe tirar con tanta fuerza de ti que nada ni nadie debe llevarte a un estado no querido.

    Un fuerte abrazo, querida Marián.

    ResponderEliminar
  8. ¡Ah!, querida Marián, la música de tu blog es cantadora y entro en él aunque no escriba nada sólo para oírla. ¿Te lo había dicho?
    Sí, sé que te lo he dicho muchas veces pero me encanta, me hace sentir y me hace soñar...

    Un besoooo.

    ResponderEliminar
  9. efa:
    ¿Somos seres sociables y sociales?...
    Quedarnos solos es perderse; desconectarse, morirse...

    Hombre, creo que tú y yo salud mental si tenemos...y puede que hasta buena suerte...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Garriga:
    ¿A que sí? Nos podemos engañar, pero no, la comunicación es importantísima. Es vida. Me ha gustado mucho tu comentario; esa metáfora que has hecho de alas de mariposas muertas me ha parecido una preciosidad. Gracias.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Sbm:
    Tranquilidad y buenos alimentos...en este contexto, tomémonos tiempo para pegar la hebra...jajajaja...y sigamos hablando...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Plebeyo Sir:
    Nos perdemos, ensimismados...

    ResponderEliminar
  13. Pilar:
    La comunicación nos hace crecer, en todos los sentidos...

    ResponderEliminar
  14. El caligrafista:
    Pues claro...estamos conectados, y a veces se intuye una com-penetración total...

    Besos y palabras...

    ResponderEliminar
  15. Antonio Campillo:
    ¡Pordiosbendito¡...
    Que no cunda el pánico. Todo es pura dramaturgia; palabras puestas en un escenario dramático jajajaja...¡¡ Estados de ánimo puntuales y mucha literatura...¡Es puro teatro¡

    En un blog hay mucho de ficción. Aunque sí es verdad que el temperamento y la autoestima se nota, es inevitable. Si has leído algo más de éste blog lo habrás notado: Soy una persona muy extrovertida y para nada tengo problemas de comunicación. Así que tranquilo, Antonio. Nadie tendrá que estar preocupado por mi, tengo las ideas muy claras, y cuando quiero una cosa no me frenan las reglas, los dogmas ni nada...

    Es cierto lo que dices, desde un tren en marcha se ve muy bien el paisaje. Y yo enhebro agujas con los ojos cerrados... ;-)
    Y en cuanto a lo de merecer y no merecer, nadie se merece estar triste

    Un besazo, querido Antonio.

    ResponderEliminar
  16. A veces pienso en la soledad como una flor envenenada y adictiva.

    Me gusta que no nos digas las cosas, sino que nos las cuentes.

    Beso grande.

    ResponderEliminar
  17. Juan Antonio, pues quizás sí, quizás sea eso, que para algunas personas sea como un vicio.

    A mi me gusta que te guste que te lo cuente. Tú lo puedes decir como quieras; decirlo o contarlo, lo haces con mucho encanto. Tienes ese don.

    Besazo.

    ResponderEliminar
  18. Creo que a veces tratamos de evadir tanto la soledad, que en el afán de hacerlo nos quedamos más solos.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.