..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

lunes, 6 de agosto de 2012

Te invito a un trago si te limpias la sangre de la boca


Me fascina verlos discutir. Los dos son pareja y son mis amigos. Son el no va más. No se entienden...pero se entienden...yo ya me entiendo. Llevan con la misma conversación, cantinela, dice él, inacabada más de seis años. ¡Y no se cansan¡ Sinceramente, yo creo que es una estrategia de él para sacar a flote el lado oscuro de ella...Y ella dice que él le pone de los nervios. Creo que están hechos el uno para el otro.

Esta es más o menos la conversación que empiezan y nunca terminan desde hace más de seis años: ¡Escuchen¡

Ella--No me comprendes.
Él--Es que tienes la puta manía de pretender que te entienda cuando no sé de qué coño me estás hablando.
Ella--Ya, y por eso respondes por responder, al tuntún.
Él--Mira, no me jodas, estoy hasta los cojones de estos diálogos absurdos.
Ella--¿Sí? Pues la culpa es tuya. Nunca concretas nada. Tus conversaciones siempre van intercaladas de silencios, de hilos colgantes, de escenas cortadas...
Él--¡Ya estamos¡ No empieces con tu verborrea absurda, con ese tono literario, con esa pretensión de querer hacerte la erudita. A mi no me engañas.
Ella--¡Vete a la mierda¡
Él--¿Ves? Cuando no sabes que decir recurres al insulto.
Ella--¡Que te calles¡ Que no quiero seguir con este rollo tuyo.
Él--Vale. Pero que sepas que lo tuyo es estar dando siempre por saco.
Ella--Y dale...¿Tú eres imbécil o qué?
Él--Mira, que te den.

Portazo estrepitoso.


17 comentarios:

  1. Bueno...me estoy viendo ahí...

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, estoy delante de un espejo o algo así. Es que, en serio, hay cosas que no se pueden explicar; mientras no se tiren los trastos a la cabeza... Un besazo :-)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta. Una discusión sobre aquello que es tácito, tema que no se puede decir, pero que toca los nervios...

    No has contado como se reconcilian....

    mi beso.

    ResponderEliminar
  4. Creo que tras una discusión tan infernal, con trastos contra las cabezas, con insultos a flor de labios, con idas y venidas al infierno de la retórica aplicada al cuerpo que vocifera, o algo así, digo que tras una tormenta perfecta de voces discordantes, viene una calma chicha... o una chicha de calmas... o una amalgama de reconciliaciones. Vamos, que tras la tempestad, la calma. Y tras la calma, la cama, y a ras de cama, dos cuerpos que hartos de tanto pelearse para decirse, deciden hacerse para quedarse.

    Muy bien y muy bonito (bonitamente contado, quiero decir, precisamente descrito, quiero insisitir...)

    Te dejo un abrazo, sin discusión y, por lo tanto, sin reconciliación.


    Mario

    ResponderEliminar
  5. Discusiones como ésa las he oído innumerables veces: el pan nuestro de cada día en infinidad de parejas. Ahora bien, el título que le pusiste a la entrada... ¡Eso es magnífico! :-)

    Besos y feliz agosto.

    ResponderEliminar
  6. Discusiones absurdas?

    Llevo sin ese tipo de tonterías casi un año... mi salud mental ha mejorado considerablemente.

    Beso.

    ResponderEliminar
  7. Una escena bastante común. Mis padres, sesenta años e ese plan jeje
    Te acostumbras a discutir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Dario:
    ¿Y quién no se ha visto ahí alguna vez? ;-)


    Galia B:
    A veces un poco de hostilidad anima el ambiente ¿no? De cualquier modo los altibajos siempre vienen bien.
    Un beso.


    Elcaligrafista:
    Sí, sí, crear un poco de tensión para luego buscar desesperadamente entrar en la "descompresión"...cualquier cosa menos monotonía.
    Mi beso.


    Mario:
    Bueno, es todo eso que dices y más. Cada pareja tiene sus recursos, ya sabes, y es bastante cotidiano por otra parte. Y si ha servido para que me digas que ha quedado bonito...pues qué te voy a decir yo...que ya sabes que me encanta que piropees mis humildes letras.
    Un beso.


    Kinezoe:
    ¡Ah¡ lo de ese título...tiene su qué. No quiero desvelarte nada aún. En otro momento te lo cuento.
    Besos,Kine, felices vacaciones.


    Teo:
    Sí, claro, estás tranquilo ¿pero más feliz? A veces hay que echar leña al fuego...
    Beso.


    ohma:
    Pues...es una suerte que tus padres discutan así. Seguro que no se aburren.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo8/08/2012

    La falta de sexo puede llegar a angustiar pero de ahí a quitarse la vida hay un gran salto, jejeje, y no el salto al vacío desde un sexto.
    Me siento identificado con un trecho que leí en una novela de kerouac, venia a decir que el hombre llega a una edad madura en la que debe aprender a ocultar la ansiedad por entrar en el pozo de la mujer, como jugar a mentirla revistiendo las intenciones primarias de exquisitos ropajes que deleiten sus oídos.
    No deja de ser gracioso que la verdad se esconda tras hipócritas maneras, lastima que suelan ser los más pedantes o chulitos los que desde dos polos opuestos engatusen así al pozo.
    A veces los hombres somos políticos mentirosos que camelamos y prometemos con la lengua y solo ansiamos el calor de un pozo con la polla.
    No creo que sea malo estar solo ni emparentaría la felicidad con una vida compartida, por 30 euros puedes encontrar compañía media hora… y soy de los que piensan que la mayoría de las veces recibimos lo que damos, no hay mayor espejo que una puta… ¿ hay algo mas autentico que buscar el corazón tierno de una madre en los senos ajados de una mujer de la calle?... ¿ algo mas frio que una joven enseñándote las piernas en la parada de bus mientras manda un washap a su madre diciéndole de quedar en zara centro?....
    Busquemos en los burdeles la piel sudada de la noche, descorramos rímeles de corazones angelicales entre humo y sabanas mojadas.
    Ella temblequea sentada en el taburete al fondo del bar, solitaria y cabizbaja sobre su copa de ginebra, compra su compañía y busca el amor… apuraos…
    Todo huele a coño perfumado y envoltorio de hamburguesa del mc donals…
    Busquemos venus en sótanos oscuros de aire viciado y decadente, adecentemos nuestras pollas para la ocasión, ellas depilan y asean sus coños a diario… sin embargo…. Sin embargo creo que pocos compran su amor… esos pechos rugen amor de tinieblas, horada su cometido hasta llegar a su anhelo… mánchate las manos de sangre escarbando febril hasta el corazón de la luna… y reza un salve maría llena eres de gracia…. Sus lágrimas en el pozo refrescaran las fauces y perfumaran el agrio paladar

    ResponderEliminar
  10. Quien haya tenido pareja sabe de qué se trata tu diálogo. Sangre es lo que se busca a veces, resentimientos guardados y que se pierden en la mala disposición. Cómo se destraba? A veces con sexo, otras con un portazo definitivo. Si te quedas en esa situación, algo anda mal en ti, de eso no cabe duda. Besos.

    ResponderEliminar
  11. no pasa nada. Sólo es una de tantas parejas desintegrándose porque no tienen nada que ver entre ellos.
    Bien retratado, eso sí.

    ResponderEliminar
  12. El texto bien, todos lo hemos sufrido, y algunos lo han convertido en preliminares.
    Por otra parte, me encanta tu comentarista anónimo...xD
    Beso.

    ResponderEliminar
  13. Javier F. Noya:
    Sí, cualquier cosa cuando se hace cotidiana pierde fuerza, hasta las palabras...subir el tono, o bajar a la chabacanería, todo con tal de subir los niveles de adrenalina, estimular la testosterona...atraer el deseo para sentirse vivos, todo es lícito para sentir que la vida corre por tus venas.
    Besos.


    Advenedizo:
    Sí claro, ese tema a poco que prestes atención, lo puedes observar en cualquier pareja. Cada uno se divierte como puede. Cada uno a su manera, eso sí.


    Rorschach:
    Ja,ja,ja...Pues claro, algunas parejas lo utilizan como táctica. Pero todo se agota y hasta esas discusiones pierden vigor con el uso...
    Y sí, Rorschach, el anónimo tiene su punto ¿verdad? A mi me gustaría decirle cuatro cosas a la cara...pero como no sé quien es...además no sé si es uno o son varios los anónimos, pero bueno, unas cuantas letras, que al fin y al cabo ni siquiera son de tinta, en el sentido tradicional de la palabra, y de todos modos se ve que le ha cogido gusto a venir por aquí. Ya se cansará y querrá llevarse su fiesta a otra parte.
    Beso.

    ResponderEliminar
  14. Me apetece tanto lo que sea con ella, que hasta discutir así sería chulo. No quiero decir que me parezca bien discutir, pero si después se matan a besos y se hieren a abrazos... Yo quiero...
    Quiero querer tanto que hasta la sangre de su boca palpite en mi corazón.
    Beso.

    ResponderEliminar
  15. Tonetxo:
    Has puesto un puntito de romanticismo en tu comentario. Me gusta. Claro que eso es emocionante cuando se está enamorado; cuando aún el amor no se ha convertido en rutina...¿no es cierto que es una escena muy repetida en las pelis?...ponerse verdes, encender la llama...calentar el ambiente con hojas de bambú...jaja...un preliminar intenso, de esos que hacen sangrar...lo demás viene rodado...

    Beso.

    ResponderEliminar
  16. Hola!!, te escribo desde el blog literario

    La Biblioteca de la Morgue,

    un blog en el que podrás encontrar reseñas literarias, críticas de películas, concursos y muchas secciones más, ¿Te unes?. Yo te sigo desde ya. Espero que te guste mi espacio ^^. Me ha llamado mucho la atención el título de la entrada y el contenido. Por cierto que mono el gatito que tienes en la sidebar y la imagen del tiempo....

    ¡Nos leemos!

    Bisous

    La Biblioteca de la Morgue

    ResponderEliminar
  17. Hace unos años mantuve una relación en la que había discusión casi todos los días, incluso durante dicha relación, también hubo pausas de no te quiero ver más... Recuerdo que las reconciliaciones eran gloriosas y acababan casi siempre en la cama... Pero este estrés, a largo plazo, derivo en ruptura definitiva...No era sano esto, no... Un saludo.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.