..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

domingo, 27 de noviembre de 2011

Inmortales...perecederos...


Todo es flor de un día, todo pasa y todo queda...
Todo fluye y todo se transforma.
El contenedor de basura se tragó
mis revistas y periódicos trasnochados
y un manojo de rosas rojas secas.

Toda la mercancía de supermercado se convertirá en alimento de cloacas...y hasta mi mente calenturienta e invisible desaparecerá con el soplo de la muerte.

Todo pasa y nada queda...hasta ese afán de vestirlo todo de inmortalidad. Quizás ese sentimiento sea la esencia, la ilusión de no saber, que puede que...a pesar de todo, algo intuyamos...como aquel viejo sabio chino, Zhuangzi que dijo: "Una vez soñé que era una mariposa, y ahora ya no sé si soy Zhuangzi que soñó que era una mariposa, o si soy una mariposa que sueña que soy Zhuangzi"

"Somos de la misma materia con que se tejen los sueños, nuestra pequeña vida está rodeada de sueños" (Shakespeare) "¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño, que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son" (Calderón)

Y cuando ya me alejaba de los contenedores, se acercó a ellos un anciano dando pequeños saltitos, revolvió entre los periódicos y cartones, y con el júbilo reflejado en sus ojos, fue metiendo algunos de ellos en una bolsa de plástico...quizás había encontrado lo que buscaba: ¡un tesoro antes de morir¡

                                  *******

Una vez yo, Zhuangzi,
soñé que era una mariposa que revoloteaba sin rumbo
libando aquí y allá, satisfecho con mi suerte
e ignorante de mi estado humano.
Al despertarme, bruscamente descubrí sorprendido
que era yo mismo.
Ahora ya no sé si fui un hombre que soñaba ser una mariposa
o si soy una mariposa que sueña ser un hombre.

26 comentarios:

  1. Querida Marián déjame que me quede con el detalle visual del anciano en el contenedor, vivo a muy pocos metros de un supermercado y veo todas las noches las colas que hace la gente esperando que saquen los alimentos caducados para llevárselos a sus casas y me parte el Alma, ya se que no es motivo de tu post, pero es que recuerdo que hace meses eran unos pocos y ahora incluso una pequeña mafia los coloca en fila y eso en cambio me mata porque en la miseria incluso hay aprovechados.
    Y tratando de centrarme en el post, oye que antes de ser mariposa se tiene que ser gusano, ¿lo has pensado?
    Un beso y bella semana.

    ResponderEliminar
  2. Un placer leerte.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Salgo de mi sueño hacia tu sueño. Recorro el tiempo de soñar. Llego a una puerta,abro, miro, exploro. Y ahí estas tú soñando y me invitas a la mezcla: se entrelazan los sueños como cuando el río en el mar. Y soñamos. Y en un descuido te robo un poema.

    El camión de la basura compacta la modernidad y en su ruido urbano habitual me despierta. Tocan a la puerta, y es el cartero que me dice: "perdone que lo despierte tan temprano, pero se olvidó esto" y me entrega tu poema, escrito con mi letra, con la tinta de tu sueño.

    mi beso.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda el ciclo siempre está en marcha,las lunas pasan y terminan por ver el comienzo en el final...
    Una vez escribí un poema en el que un verso decía:
    "soy yo o yo eres tú" y todavía sigue girando ese verso...
    Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto Nietzsche forever¡¡¡
    Más besos...

    ResponderEliminar
  6. “Se piensa: por lo tanto hay algo pensante” - a esto es a lo que apunta la argumentación de Descartes - pero no es la realidad de un pensamiento la que Descartes quería. Él quería llegar, más allá de la “imaginación”, a una susbtancia que piensa y se imagina.

    Friedrich Wilhelm Nietzsche.

    Tengo que adorarle es inevitable...

    ResponderEliminar
  7. Los ciclos son más cíclicos que la vida misma, o algo así. Como tus entradas, tus filosofadas literarias. Conviertes en imagen cualquier palabra, conviertes en intenciones cualquier pensamiento que te gravite. Así que es de recibo o, como poco, muy necesario, leerte. Porque leerte es descubrirte. Y descubrirte es, dicho y escrito sea de paso, conocerlos a ellos, los que te incitan, los que te provocan, los que te excitan, letra mediante, pensamiento mediante, mediando mediantes...

    Aquí, a tu rincón de palabras, se viene a se acabarse y consumirse como rezaba el poeta republicano, como cantó el cantautor perdido entre amores y desafíos. Y como se viene a lo que se viene, tengo que comentarte, dejarte mis impresiones, decirte lo mucho y lo más, y lo que terminas y empiezas inoculando el mar de mis emociones... Así que has vuelto a conseguirlo. El hacerme pensar, digo. El hacerme dudar, asevero. El pensar en si merece la pena seguir pensando en querer hacerme letra… Marián, tu forma de transmitir, tus modos, tus maneras reflejadas en ese espejo preguntándole si hay letra más bella, “ya tu sabes…”

    Por cierto, terrible odisea sufrí el día que quise comentarte el poema de Machado, tu anterior entrada. No puede, cuando quise, no quise cuando pude. Así que aquí dejo, también, mi agradecimiento por tu entrada anterior. Espero que sirva...

    Entonces te dejo un abrazo, y un beso, sin odiseas...

    Y mi admiración renovada.

    Mario

    ResponderEliminar
  8. Ángel Ivá:
    Es muy triste eso que me cuentas. También yo he visto a los viejo colgados de contenedores, pero claro, se acercan a los contenedores por diversas razones...No sé lo que tienen en la cabeza, pero es que se llevan cosas que no sirven para nada...
    Lo de Ahora; eso de que se montan mafias ¡qué triste es todo¡ El ser humano es tan inhumano aveces...

    En cuanto a lo de la mariposa y el gusano, pues no, no lo había pensado así...pero también tú eras algo parecido antes de que tu madre te fuera a buscar...y a todos, claro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. KENIT:
    También es un placer leerte a ti.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Marián, interesante entrada que da mucho que pensar o más bien lo que llega es algo que todos ya sabemos, porqué siempre ha estado con nosotros, pues forma parte de la vida.
    Todo se transforma constantemente, nada permanece en una linea recta, sino en una linea ondulante y a veces imprevisible.
    El humus en descomposición, putrefacto, residuos que se transforman despues alimentan una tierra y la sanan..nuestros cuerpos también se descomponerán, gusanos danzarán, y un micromundo de vida nos rodeará y nos penetrará en una materia que ya no respira, ni ríe, ni ama...
    Me quedo con la duda palpitante de que quizás algo de nosotros, intangible todavía está.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Elcaligrafista;
    Los sueños se entremezclan, se entrelazan y se unen...La tinta de los versos destila letras, que se enredan con sentimientos...sensaciones...Todo es un sueño confuso, como un mar agitado sin orden ni concierto. Todo lo que yo te diga palidece ante lo que tú me cuentes...

    Mi beso.

    ResponderEliminar
  12. Doloralfa:
    Lo que pasa, y no sé porqué sucede tan a menudo, que siempre se suele hablar con aires de autoridad, de personas a las que apenas se ha leído. Se comenta casi siempre sobre comentarios, y se queda uno con frases sueltas, contundentes, es cierto, como esa de "Dios ha muerto", y no se sabe mucho más de quien y porqué la dijo.

    Cuando yo empecé a leer a Nietzsche, me quedé maravillada del encanto de su escritura. Y, fíjate, Miguel Ángel, que siempre que leo algún poema de Nietzsche, me viene a la memoria Federico García Lorca, porque estoy casi segura de que Federico leyó a Nietzsche de cabo a rabo. Y cuando leo Poeta en Nueva York...ni te cuento.

    Que sí, que es un placer que me digas que Federico (el Friedrich) también te encanta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Mario:
    A veces te llega la inspiración, quieres decir cosas y vienes aquí, y quieres comentar. Y es como un jarro de agua fría con la que a veces nos obsequia Blogger...Pues eso, que pienso que a pesar de esas cortapisas tu ingenio no se agota; dices lo que quieres decir, y lo dices y vuelves a decirlo de mil maneras si es preciso, porque tú domestica a las palabras; las llevas a tu terreno y dices, con sabiduría, todo lo que deseas decir.

    Te aseguro que estos comentarios tuyos son antológicos, como para guardarlos en esas cajitas de recuerdos...memorables, quiero decirte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Me acabas de dejar K.O con la conexión entre Federicos llevo años pensandolo y uniendolos en mi cabeza,es curioso la gente no suele verlo,yo pienso que Lorca estaba enamorado de él y sí,poeta en Nueva York fué lo que parió esa unión sin duda alguna.
    Besos me alegro mucho leer este comentario tuyo ;)

    ResponderEliminar
  15. May Mercurio:
    Así es, todo se transforma ya que somos materia dentro de las leyes de la física. Somos memoria mientras estamos vivos...luego qué más da...es una ilusión irrisoria si ya nada sabemos después.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Doloralfa:

    Vaya, estoy aquí luchando con blogger para dejar estos comentarios, jajaja, y veo el tuyo. No sé si se enamoró, pero la conexión yo la veo.
    beso.

    ResponderEliminar
  17. Una hermosura que describe sin nervios nuestra inexorable finitud...

    ResponderEliminar
  18. Y así es el ciclo de la vida. e3l hombre viéndose en el derrotero fútil de su existencia, temiendo la muerte que es más natural que respirar y la necesidad pululando en las excrecencias, mientras un aleteo de mariposa derrama polen y un ser cree ser mariposa que sueña ser hombre. Una bella conjunción, un tratado de antropología. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Menos mal que todo pasa. La inmortalidad sería isoportable. ¡Qué sé yo a que edad habría que jubilarse!

    ResponderEliminar
  20. El joven llamado Cuervo:
    Sí, para qué ponernos nerviosos si todo tiene fecha de caducidad. Vivamos la vida apasionadamente. ;).
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Javier F. Noya:
    Bueno sí, un tratado de antropología, madre mía, "mariposa que sueña ser hombre"...se puede rizar el rizo hasta el infinito...
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Pitt Tristán:
    Nunca pensamos en ello en profundidad, pero la inmortalidad sería inviable en un ser humano normal...ya ves los vampiros, que buscan desesperadamente la muerte.

    ResponderEliminar
  23. Un frenesí, una ilusión....un sueño, que hay que aprovechar al máximo!
    Las pocas veces que me da por pensar en ésto, me angustio al pensar que dentro de 100 años, de los millones y millones de personas que poblamos el mundo, no quedaremos nadie! Habrá gente nueva, pero nadie de nosotros... ni nuestras risas, sonrisas, pensamientos, palabras, sentimientos....
    Pero bueno, mientras tanto a disfrutar!! ;)

    Un besazo grande Marián!! :)

    ResponderEliminar
  24. Los sentimientos fluyen o se coagulan... somos un simple halito en este lugar de hospedaje…el mundo gira en espiral y seguimos con las mismas preguntas, los mismos miedos. Cada cual tiene su interior y en esta sociedad no nos dejan aprendernos...A lo largo de la vida, vamos envejeciendo y como es lógico van muriendo nuestros referentes, aquellos que creíamos que siempre estarían allí, partícipes de nuestros llantos ¿y ahora a quién acudir? …La vida duele y la soledad pregona nuestras subsistencias vanas…Abrazos de aliento…

    ResponderEliminar
  25. Sí, todos calvos menos yo. que dicen que a los que tienen pelo, en el caso de las mujeres, les crece incluso después de la muerte, jajaja..
    Bueno, lo mejor es lo que tú dices, Gybby; vivir y disfrutar ;-) y a otra cosa, mariposa...

    ResponderEliminar
  26. Kimbertrancanut:
    Todas las preguntas y todos los miedos, Kim, así es, y como me acaba de decir otro buen amigo; "...nadie desea verdaderamente ser inmortal, tal vez lo llamen así, pero lo que realmente se desea a ese respecto, es no perder la juventud, no envejecer..."
    Un beso.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.