..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

miércoles, 28 de julio de 2010

Divagando



Es posible que algunos de los que no viven de lo que escriben no se sientan muy agobiados por tratar de hacer alguna pieza literaria con cierto valor. Es posible que a base de escribir incoherencias surja inesperadamente algo con cierta enjundia digno de ser publicado, y entre tanta maraña surja algo que esté dentro de lo razonable, es decir; que dentro de una empanada mental pueda esconderse algo sustancioso y hasta bello, que tratado con talento por alguien que sabría hacerlo pudiera valer. Al fin y al cabo escribir es plasmar pensamientos con más o menos acierto, es juntar palabras y con ellas comunicar ideas, reflexiones, frases ingeniosas, relatos, cuentos, y todo tipo de composiciones, que dejándose llevar por la inercia de deslizar los dedos sobre el teclado esperar que como por ensalmo surja esa chispa que prenda la inspiración...Es un pensamiento tan ingenuo que hasta avergüenza plasmarlo.

Sólo estoy divagando, sólo estoy tratando de aliviar, en esta tarde calurosa, el aburrimiento. Sólo trato de medir hasta que punto la estulticia puede instalarse dentro de nuestro ser, en una tarde de verano, dejándose llevar por una mente vacía.

Tendré que beber algo en este momento, me deshidrato.

Llegando a este punto pienso que el soporte de nuestro sentido común; de nuestros pensamientos, esté tan sujeto a lo material...materia que piensa...cogito ergo sum.

Siento la oscuridad...me difumino...

La escritura, el hecho de escribir, es vital para algunas personas, necesitan, dicen, vomitarlo (término escatológico que siempre he sentido rechazo al pronunciarlo. Quizás sea yo algo tiquismiquis para intentar emular a una escritora) Dicen que es la necesidad imperiosa de comunicarse a ultranza, es la única válvula de escape que tienen algunas personas, que por imperativos ajenos a su voluntad, la vida les ha situado en ese estadio.

Escribir por necesidad, por un medio de vida, o por la razón que sea, es simplemente decir a gritos estoy aquí, mírame, tengo derecho a que me tengas en cuenta...es para algunos mostrar la soledad que les invade, por mil razones impuestas, por sus circunstancias vitales o por ajenos condicionantes...

Para otros es dejarse llevar, hablar por hablar, decir mírame, hazme una caricia, no me margines, no me condenes a salir del círculo establecido, no me pongas al borde del abismo...no me consideres un detritus, no me abandones, no me tires al basurero del olvido, déjame soñar que soy como tú, que tú también me necesitas...

No es siempre fácil poder expresar los sentimientos, cada vida es un pozo sin fondo al que no siempre se puede acceder. El hecho de que a dos o tres click  de ratón se pueda tener un espacio en la red; crear un blog, es al fin y al cabo como una terapia para tanta soledad. He podido constatar que lo que escribe la gente, en su mayoría, son relatos en primera persona, proclamando a gritos su soledad. Quieren decirnos lo cruel que ha sido la vida con ellos, que la vida les ha tratado y les trata injustamente, quieren seguidores en la red, quieren comentarios, y si no llegan a sus blogs diariamente hacen su peregrinación por otros blogs y se hacen seguidores de los que consideran más afines. Por sus circunstancias particulares es posible que tengan mucho tiempo libre, y hasta es muy posible que con esa actividad den sentido a sus vidas.

Quieren gritar a los cuatro vientos la injusticia que la vida ha cometido con ellos.

Se encaran a la Providencia y le escupen llenos de rabia:

¿Porqué no soy como los demás?

-----------------------------------------

Ni por lo más remoto pensaba, al abrir el PC, terminar de esta manera.

Sólo he bebido agua fresquita con hielo. Quizás hubiese necesitado algo más sofisticado, como algún cóctel a base de refrescantes zumos tropicales.

Nota al pie.

Ni puta idea tengo de quien está detrás de esos blogs.

domingo, 11 de julio de 2010

¿Cuantos versos le faltan a la historia?



Atrás la sombra oculta ya el paisaje,
las palabras primeras, el sonido
del viento susurrando en el encaje
de los sueños de un niño, el prometido
arcón de primavera, y el mensaje
que descifrar en un desconocido
jardín de fantasía...

¿Cuántos versos le faltan a la historia?
¿Cuántos besos de sol aguarda el trigo?
¿Cuánta esperanza queda en la memoria
muerta la primavera?

                                No consigo
pincelar con palabras, de la noria
del futuro, rodando hacia el abrigo
de un almendro, el frescor de un arroyuelo.

Murmura el mar, fundido ya en el cielo.

domingo, 4 de julio de 2010

Atardecía...





Mediaba junio el aire. Atardecía
sobre una mar de pétalos de rosa
que desmigara el sol. La mariposa
leve de algunas nubes extendía

su pañuelo de gasa en lejanía,
donde abrazaba el cielo, en amorosa
caricia, el terciopelo. Perezosa,
languidecía la luz. Se derretía

apresurado el tiempo en el celaje
dormido de un recuerdo. Y deshojaba
la flor de las palabras en la arena

perfumada de sal, hasta el paisaje
volvimos del ayer, barca varada,
envueltos en su canto de sirena.