..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

miércoles, 8 de diciembre de 2010

y...¿quién soy yo?...


¿Quién es esa que está reflejada en ese espejo y que se hace una foto a sí misma?...
¿Soy la que creo que soy?
¿Soy la que tú imaginas que soy?
¿O soy la que soy en realidad?...

Soy todas, reflejada en ese espejo múltiple. Ahora una, luego otra...tal vez mañana "Nadie" y como Odiseo pueda vencer al gigante Polifemo.

¿Y si nada es real?
Tal vez la vida sea como, algunos filósofos han dado en llamar, una enorme sala de espera, en la que todos esperamos a que nos ocurran cosas, acontecimientos maravillosos que nunca llegan, o tal vez estamos esperando a un tren que siempre pasa de largo...O quizás la vida sea una rueda que no sabemos cuando se va a parar, y que cuando lo haga, será para volver a comenzar...¡Todo es tan extraño¡...

¿Y si estuviéramos atrapados en el Tiempo en el que esa rueda gira y gira sin parar?.

Todas esas elucubraciones generan una sensación poco alentadora. Según una teoría de Nietzsche, en esa rueda que él llama "El Eterno Retorno" en cada etapa sucede siempre lo mismo; los mismos acontecimientos, los mismos pensamientos, las mismas ideas, los mismos sentimientos...¡Todo resulta tan terriblemente desolador¡...Es como una condena eterna...Aunque al final Nietzsche nos alienta con un Übermensch, es decir: vivir sin miedo. Conseguir activar una fuerza que venza al miedo, y ya sin este escollo, conseguir poder gozar de los acontecimientos que la vida nos trae...y volver a vivirlos una y otra vez como nuevos; con sentido hedonista, buscando el placer sin el temor al sufrimiento que nos acecha.

25 comentarios:

  1. Hace algún tiempo cuestiones así me llenaban de dudas cada día. A veces me sigue pasando, sin embargo intento ver la parte positiva de las cosas...

    y claro, esto es algo que no consigo casi nunca.

    ¿y qué tal las sorpresas, Marián? :P

    Beso

    ResponderEliminar
  2. Borges mandó escribir en su tumba, en sajón antiguo, éste epitafio:
    "No tengo miedo".
    Tu y yo, sin conocernos, andamos por los mismos vericuetos de nuestras entretelas y cavernas del espíritu. Nietzsche, Schopenhauer "et alii" trajeron del budismo e hinduismo el modo oriental de ver este "mondo cane", enfrentado al puto racionalismo de la tradición aristotélico-tomista-cartesiana...Termino este rollo: "La indiferencia de cada día,dámela hoy..." (Márai)

    ResponderEliminar
  3. Querida amiga, creo que lo mejor es dejarse llevar por el presente y vivir con lo que la vida te va dando cada día, hace tiempo dejé de plantearme este tipo de teoría, simplemente intentemos sacar la sonrisa de la vida en la medida de lo posible, sin miedos.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. Si los propios filósofos no se ponen de acuerdo a la hora de valorar la realidad de las cosas, que si la inducción, la deducción, la causalidad, el escepticismo, el idealismo, la analítica, el existencialismo, el libre albedrio, el pragmatismo, el utilitarismo, la metafísica, el relativismo, la lógica, etcétera, pues imagínate a los simples mortales, pero que eso no nos desanime. ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¿Vale la pena pensar si es real o no cuando tienes la certeza de que lo has vivido o lo estás viviendo? Con ser consciente de que vives y de lo que vives basta.

    Besoss

    ResponderEliminar
  6. Eres la que veo, la que adivino más allá del reflejo en el espejo, pero sobre todo la que puedes ser, porque aunque el escenario sea una rueda y pasemos una y otra vez por los mismos paisajes, nosotros no somos los mismos.

    ResponderEliminar
  7. Todo es muy extraño y este texto muy bueno; de los que hacen pensar. Es curioso pero ni tan siquiera nuestro reflejo en un espejo se corresponde con la realidad. Esa imagen que vemos de nosotros en el espejo está alterada en el sentido izquierda-derecha; no es así como nos ven los demás. Hasta eso es falso...

    Un beso y buen día, Marián. Me encantó esta entrada. Muy bella.

    ResponderEliminar
  8. Por eso yo, a veces, me ocupo de problemas como la cena. Si empiezo a pensar, me desarraigo.
    Y sí, a veces es desalentador saberse en la sala de espera, en la cueva o en el salón de los espejos.
    Yo, lo que creo que piensa de yo, y lo que creen de yo, dicen los publicistas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Todo lo que has expresado se me hace tan familiar...

    ResponderEliminar
  10. Asolada:
    Yo creo que es bueno pensar, y recapacitar, incluso especular...ja,ja...pero la vida, seguramente, te va asentando...y lo mejor es vivirla sin más, con sus altibajos.
    Un beso.


    Manuel María Torres Rojas:
    Sí, estamos en la misma onda, o algo parecido. Y no creo que seamos tan diferentes unos de otros...


    Suso:
    El miedo nos paraliza, eso lo sabemos todos. Habrá que madurar, asentarse y vivir la vida como venga.
    besos.


    Rapanuy:
    Todos tenemos opinión sobre todo, es bueno que haya diversidad de opiniones...incluso controversia, pues de ella sale la luz (o no). No nos desanimemos, no, ja,ja, estamos vivos y eso ya es muchísimo.


    Gaearon:
    Disfrutemos, claro que sí. El carpe diem...
    Un beso.


    Pilar:
    ¡exacto¡...Así es; vamos cambiando...y es cierto que al pasar dos veces por el mismo sitio, son dos momentos distintos...Me has hecho ver el dilema desde otro ángulo.


    Kinezoe:
    Es que es eso, Kine, que no nos vemos a nosotros mismos como en realidad somos.
    Y como siempre, encantada de que te haya gustado.
    Un beso.


    Igor:
    Me has hecho reír con tu comentario, es cierto, a veces nos falta pragmatismo, y después de una buena cena es posible que cambien nuestras prioridades.
    Saludos.


    Nada más importa:
    En realidad y al final, llegamos a las mismas conclusiones...
    Bienvenida.

    ResponderEliminar
  11. La imagen que devuelve un espejo no somos nosotros , se parece pero no es la nuestra -podría perderme en discusiones pero para que sirva de ejemplo me apoyo en lo que refleja de los enfermos de anorexia- y con eso me pregunto que puedo hacer pasa saber que es real.
    No me fío de mis sentidos, no me fío de mi mismo y exclusivamente cuando algo no es perfecto se que es real, pero tampoco lo se con certeza y a lo mejor por eso prefiero vivir engañado y vivir ese engaño.
    Y vuelta a empezar, si al final voy a tener que dar la razón a mis panadera cuando me dice que soy de los pocos que va a comprar el pan el domingo vestido en condiciones.
    No me gusta sufrir por eso creo que la busqueda de una felicidad sin temor al sufrimiento sea lo más real y verdadero que consigamos.
    Un cálido beso Marián.

    ResponderEliminar
  12. El medio es el gran enemigo, y el tedio...Besos refractarios.

    ResponderEliminar
  13. Te quiero porque sí12/10/2010

    Cada latido de vida es un instante irrepetible en el tiempo, lo vivido no se repite...son los pasos inexorables que nos llevarán al latido final, que, en ese bucle inexpugnable sea, tal vez, el principio...

    ResponderEliminar
  14. Marián: Algo habrá que aprender de lo que acaece durante tantos miles de años…quizá debamos olvidar y desaprender para llegar al mismo punto de salida…o talvez solo inspirar hasta que reventemos...espejismo tan irreal como la materia y de la irrealidad pasamos las páginas del horror. Realmente siempre ocurre nada, nada va a ningún sitio, todo es nada y el silencio, es un grito hueco de letras evaporadas por un tiempo inexistente, porque somos imaginarios..."La vida es, una estrella que brilla en la galaxia literal"...Abrazos universales de mundos paralelos

    ResponderEliminar
  15. Ángel Iván:
    Vivir sin miedos no es vivir a verlas venir, más bien tratando de esquivar obstáculos...La felicidad cuesta (que no la fama) y ahí es donde habrá que pagar el precio.
    Un beso.


    Javier F. Noya:
    Es cierto, Javier, hay que tener valor para vivir la vida...
    Besos.


    Te quiero por que sí:
    Inexorablemente vamos hasta el final...tal vez sea el final de un sueño.


    Kimbertrancanut:
    Es cierto, no todos los caminos tienen salida, así que volvamos nuestros pasos, desaprendiendo el camino...quizás (yo lo creo así) que haya un camino que no nos lleve hacia la nada...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Hace poco, escribí un poema sobre la realidad en mi blog tras una reflexión sobre lo que es, lo que creemos que es y lo que desconocemos completamente. Me reconforta no ser el único que invierte en pensamientos de esta calaña.

    Un placer descubrir estos lares,

    Ostos

    ResponderEliminar
  17. Agustin Ostos Robina:
    Pues sí, ahí están los tres "yo" sobre los que reflexionaba Unamuno.

    Un placer también para mi y bienvenido.

    ResponderEliminar
  18. Estás confundiendo miedo con moralidad y más concretamente con voluntad de poder, entendida ésta como la posibilidad de una autonomía moral frente a la heteronomía que implican las religiones (y sociedades) en las que el hombre DEPENDE de consideraciones y preceptos que sobrepasan su individualidad.

    Vamos, que nada que ver con el miedo, nada que ver con la percepción de la realidad y aún menos con el concepto "eterno retorno" que aquí has metido con calzador.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Advenedizo:

    ¡Oh¡...¿Sabes? transmites mucha vitalidad dando tu punto de vista. Me gusta.
    Pero en este momento no tengo el cuerpo para discutir contigo. Aunque si te diré que tu comentario es de esos que me hacen revisar cómo ando de energía...y te lo agradezco, pues soy una persona que aún está empezando a vivir...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. El mundo es circular pero nosostros somos rectos, lineales, vamos rompiendo circulos (somos tangenciales) puntos que tocan circunferencias y no centros....Repetimos nuestras vidas pero por suerte carecemos de memoria por eso todo es siempre la primera vez (y con eso basta)....

    mi beso

    el magnetista.

    ResponderEliminar
  21. No necesariamente tenemos que ser UNA sola cosa o entidad. En realidad, la persona es tres cosas:
    - Lo que en realidad es, independientemente de que ella lo pueda llegar a percibir.
    - Lo que ella cree que es o le gustaría ser.
    - La imagen que los demás tienen de ella.

    Pienso que estas tres imágenes de uno mismo acaban formando lo que en realidad somos: realidad y sueño. Ninguna es excluyente: somos una amalgama de circunstancias, reflejos de espejos, ilusiones, errores y aciertos...tantas cosas, que son las que hacen que cada uno de nosotros seamos único e irrepetible.

    Intenso y profundo tu texto, Marián. Se agradece leer relatos de esta solidez.

    Mi beso multiplicado por tres, para cada una de tus tres imágenes.

    ResponderEliminar
  22. El magnetista:

    Sí, esa es una buena teoría: "...vamos rompiendo círculos (somos tangenciales)" ¿diríamos entonces que estamos sujetos a un destino?...

    Ay, magnetista, me ha encantado eso de romper círculos, pero así visto por encima parece que eso entraña una contradicción (me encanta romperme la cabeza contigo)...

    En cuanto al otro punto, lo de carecer de memoria...recordamos los hechos, decimos esto es inolvidable, pero no, lo que sientes siempre es nuevo, distinto: éste ha sido el mejor momento, el mejor polvo, la mejor noche...y siempre las reflexiones suelen coincidir con las últimas sensaciones (que son las que "duran toda la vida"). Así que en esto, creo que sí, estamos de acuerdo.

    Mi tímido beso en ese tu beso.

    ResponderEliminar
  23. Marisa:

    Lo que de verdad enriquece mis textos son los comentarios que tú haces sobre ellos, con tanta generosidad. A mi me da la impresión, después de leer tus comentarios, que mis relatos crecen en cuanto a solidez...así que ¡qué más te puedo decir¡...

    Besos y más besos.

    ResponderEliminar
  24. Todo es incierto menos la incertidumbre. La vida se atropella sin orden. A veces sobrevive lo más numeroso, a veces lo mas complejo, a veces lo contrario. La forma de vida predominante en este planeta siguen siendo las bacterias. La física cuántica nos ha dicho que todo existe solo si es mirado. Algo que en poesía ya se insinuó "el ojo que ves / no es ojo porque tú lo veas / és ojo porque te ve"

    Nietzsche daba en el clavo. El eterno retorno es cierto porque nadie sabe lo que ha pasado antes.

    Y así seguimos creyendo y creando entre dos olvidos...

    ResponderEliminar
  25. Se ve que los interrogantes vienen de lejos… También la curiosidad y esa inquietud por saber. Y más… Pero de eso ya sabes tú mucho.

    Todo puede parecer extraño si uno se interroga con frecuencia, pues no es fácil entender la vida si el único objetivo es fijarse, y tratar de comprender, en todo lo que sucede. Sería algo así como intentar de entender, y aceptar, los sueños de la gente. El sueño placentero o las pesadillas de los demás.

    Los demás y uno es un aspecto que se suele confundir. Tendemos a generalizar que lo que sucede “ahí fuera” es algo que nos concierne, que nos puede afectar, y por ello lo tenemos en cuenta… Condicionando así nuestra propia vida.

    Sobre este punto concreto ya Jesús hizo referencia al afirmar que: “caerán mil a tu lado y diez mil a tu diestra pero a ti no han de tocarte”.

    ¿Tuvo en cuenta este hombre los aspectos sociales, políticos, económicos, culturales de su época para conformar esta enseñanza? ¡Claro que no!Se limitó a enunciar un principio, real en sí mismo, no fácil de entender hoy y menos de aceptar, sabiendo que los acontecimientos se supeditan a éste. Y no al revés que es como se entiende el mundo y sus cosas hoy.

    “27 »El sábado se hizo para el hombre, y no el hombre para el sábado —añadió—. 28 Así que el Hijo del hombre es Señor incluso del sábado.”

    Ya tú misma esbozas que “Todas esas elucubraciones generan una sensación poco alentadora.”. “¡Todo resulta tan terriblemente desolador¡...”. “… sin el temor al sufrimiento que nos acecha.”

    ¿Qué sufrimiento hay “ahora mismo” en tu vida?

    Se entretiene uno recorriendo espacios compartidos de tu vida…

    Un abrazo, Marián.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.