..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

sábado, 2 de octubre de 2010

El extintor

Este post se lo dedico a Vanity que es el que me lo inspiró. A riesgo de ahuyentar a otras musas a las que invoqué y no me oyeron, me acojo a esta enmienda: "Cavando la tumba como escritora amateur", ejerciendo mi pleno derecho a equivocarme.
_______________________________________________________________________________

Desde que instalaron esas malditas cámaras de seguridad le rehuye la mirada. Es inútil que ella le acose descaradamente, siempre se escapa al ángulo visual de la cámara. Aunque ya llevan viéndose diariamente más de tres años, no deja de sentir una rara inquietud cada mañana cuando llega éste momento y salen a tomar un café y de paso a estirar las piernas. La máquina del café está instalada en un ángulo, al lado derecho de la escalera y detrás del ascensor. Todos los días se forman corrillos que llenan el aire de cuchicheos:

--Le han citado para las doce en el despacho del director.
--¿A quién?
--Pues al de siempre.
--¿A Fermín?
--A quién si no.

Fermín está nervioso. Fermín no sabe no contesta. Ni pajolera idea tiene de porqué le ha llamado el jefe. Pero todos saben que a éste cerdo le ha tocado el papel de pelota baboso. En todas las empresas hay un papel reservado para este rol, y siempre el que lo encarna es un tipo como Fermín.

A las doce en punto Fermín entra en el despacho de Don Ramón. Y como siempre, le tiemblan las rodillas al sentarse frente a su jefe.
--Adelante Marta.
Entra la secretaria con su descomedido escote por el que asoman dos moldeadas cumbres que parecen poseer alguna sustancia reflectante pues todas las miradas se fijan invariablemente en ese punto de luz cegadora.
Marta deja el expediente sobre la mesa doblando la cintura como en un pase de baile mirando de reojo al tembloroso Fermín.
--Déjenos solos, por favor.
Sale Marta con un ligero mohín en sus labios que denota descontento. Cierra la puerta procurando no hacer mucho ruido.
Tras la puerta se oyen murmullos, risas entrecortadas y algún grito ahogado.
--¡Hablar más bajo que ya llega¡
--¿Pero la has visto?. Esa tía no tiene ni zorra idea de qué va esto. Ni puta idea tiene de lo que es abrirse camino en la vida.
--Es una niña mimada, toda la vida la han adulado y ahora se cree el ombligo del mundo. Entró en la empresa por puro enchufismo.
--¡Qué hijos de puta¡. Por no contrariar al cabrón de su padre. No sé que clase de favores le deberán pero no dijeron ni media palabra el día que se presentó el viejo con su niñita. Exigiendo además, que su niña tendría el mejor despacho. Y al pobre Fermín lo instalaron en el que da frente a los lavabos.
--Y ya ves, al fin y al cabo él es el que sacó adelante la empresa quitando de encima toda esa mierda que fue acumulando el inútil del yerno--comenta Iker como para sí.
--¡Cabrones¡. Decimos que es un arrastrado el jodido Fermín, pero es que no sabemos apreciar su altruismo.
--¿Altruismo?.
--Sí, sí, altruismo, porque ya me contarás cómo se puede hacer las cosas que hace ese hombre sin esperar nada a cambio.
--Quizás esté enamorado de la hija.
--¿De esa petarda?. Porque encima se cree guapa y no es para tanto. Y de estudiar...¿Cuántos años se ha tirado para sacar la carrera, seis, siete, ocho?.
--Pero ya sabes. No sé si guapa, pero buena, está un rato buena.
--Ya, lo que pasa es que a ti te tiran las tetas más que las carretas--irrumpe Jorge con una carcajada.
--Ni aún así ha sabido conservar al marido. Aunque a ese si lo miras bien, como hombre él también vale una mierda.
--Se le vio el plumero. Pensó que había dado el braguetazo del siglo. Pero con el hueso de su padre hemos topado-
--Es que el viejo parece su marido más que su padre.
--Y vete tú a saber, porque lo cierto es que ella está empadrada.
--¿Qué es eso?--pregunta Itziar.
--No sé, se me ha ocurrido, como dice éste que parece su marido...
--¿De qué habláis, chicos?.
Irrumpe Idoia, la que se entera de todo.
--De nada, de la puta vida, que todo es un asco.
--Ya, pues de la remodelación de plantilla llegan rumores...
--¡No vengas con hostias¡.
--No, no, por favor, no nos vengas con eufemismos a estas alturas. Di que vamos a ir a la puta calle.
--¿Y Fermín? ¿qué van a hacer con él, también se lo cargarán?.
--Fermín lleva una temporada rarísimo, ¿os acordáis cuando desapareció el extintor?.
--Fermín es otro hijo de puta.
--Claro, uno de los muchos que pululan por esta oficina.
--Creo que se han fusionado y vamos a otro edificio más grande.
El notición de Idoia los pone a la expectativa.
--¡Joder¡. Ya veréis aquí no quedamos ni dos--Risas estrepitosas, algunas risas nerviosas y la de Idoia suspicaz.
--¿Fermín y la "hijita"?--pregunta Jorge.
--Y otro más.
--¿Otro más?--preguntan todos rodeando a Idoia.
--Sí, otro que no se deja notar.
--Joder...pues como no sea el de del departamento de devoluciones...ese tío es muy raro.
--Ah, sí--Tercia Jorge--¿recordáis lo que pasó con el extintor?.
--Pues claro, menudo fiasco, se cargaron hasta dos impresoras.
--Ya te digo. Lo del extintor fue una cosa muy rara.
--Perdimos de vista al extintor--comenta Idoia con aire evocador--nadie sabía dónde estaba y sólo ese tío se quedaba al margen como si la cosa no fuera con éste departamento.
--Pero no sólo él es el raro. Para rara la de la correspondencia. Yo creo que a esa sí que había que vigilarla.
--¿Porqué, no es de fiar?. Pero si nunca está sola, siempre estamos uno o dos ahí con ella--comenta Jorge.
--La cuestión es que a veces llegan cosas y se quedan ahí archivadas y cuando ya nadie presta atención desaparecen.
--¿No jodas¡. ¿Y si son extraterrestes?.
Risas generalizadas.
--¡¡Qué¡¡.
--¿Quienes?.
--Pues esos dos. Porque raritos si que son.
--Joder, Jorge, qué vida más vacía debes de tener tú, porque verles a esos dos tanto misterio ya son ganas.
--Son raros, pero si te fijas bien parecen normalitos. Ella mira de una forma muy rara, como si te quisiera traspasar con la mirada.
--¿En serio?..No me jodas, Jorge, querrá ligarte, a mi no me mira con esa profundidad que dices.
--Vale, tíos, no os tomáis nada en serio--interrumpe Iker--estamos en peligro de extinción y nadie se da cuenta, joder. Idoia tiene razón, lo del extintor fue un aviso.
--¿Aviso?.
--Pero de qué.
--¿Porqué?.
--¿Para qué?.
Idoia con un gesto les invita a que se acerque. Una atmósfera de misterio les envuelve.
--Estar al loro, chicos, que esto va en serio .
--Cuanto misterio, tía...
--¿Pero qué es lo que va en serio?
--Pues va en serio que en cuanto empiece la diáspora esto ya no habrá quien lo pare.

Esta mañana se han percatado de que el extintor se ha esfumado.

22 comentarios:

  1. El extintor se ha extinguido. Por algún lado empieza la extinción.

    Me ha encantado :)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Jeje, deliciosa extinción.
    ¿No se dieron cuenta que a lo mejor apareción una nueva alcachofa en el techo?
    Más que una extinción quizás fue una operación de cambio de sexo, de botella de CO2 a alcachofa de agua nebulizada.
    Besotes, ya regresé.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado!
    Ayyyy, Fermín, pobre, con ese temblor de piernas... ¿qué fue de él?
    ¿Habrá más?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me has dejado intrigada, sobre todo por el pobre Fermín, a algunos de los otros no sabía que los conocias.

    ResponderEliminar
  5. Creo que has hecho con tu relato, una obra costumbrista de nuestra época. Es evidente que el tema del temor del pobre empleado al reajuste de plantilla y a quedar sin empleo, es una realidad de nuestros días que, como es relativamente nueva, no la vemos como algo histórico y literario. Pero con el paso de alguna década, este formidable relato que has hecho, será un realto típico del Costumbrismo del siglo XIX, donde el objetivo era observar minuciosamente la realidad y retratarla con el fin de criticarla y mejorarla.
    Sin ánimo de adulamiento, Marián, tu texto me ha parecido una joyita de ojos abiertos a esta realidad que sufren y siguen sufriendo muchos trabajadores.
    Y el título de "El extintor", me parece de una originalidad y fuerza metafórica que, abre y cierra el relato con un broche de oro.
    Mi admiración.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Más que esfumado, acojonado...

    ¿No es verdad?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Genial .

    Un retrato genial de lo que puede pasar si se encierra a un grupo de seres humanos aburridos , estresados , asustados ...

    El mismo trato merece un extintor , que un escote , que la correspondencia , que una citacion del jefe o un cafe .
    Educativo , si señor .

    Un abrazo .

    ResponderEliminar
  8. Gaearon:
    Todo lo extinguible se puede extinguir...Bienvenido, y si has quedado encantado supongo que volverás. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Angel:
    Ya has vuelto. Bienvenido.
    Te veo muy preparado en temas logísticos de empresa. Ya me dirás.
    Saluditos.


    María:
    Fermín es una pieza imprescindible para este rompecabezas que es el personal de empresa, y cada uno cumple con su rol y el empresario elige al más débil para ese papel...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Pilar:
    Qué te voy a contar a ti que tú no sepas. Fermín y los otros están copiados de la vida misma, y poco a poco ya nos vamos conociendo. Que una se fija mucho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Marisa:
    No sabes la cantidad de dudas que he tenido a la hora de publicar este post. Soy seguidora del blog de Vanity Dust. Ese chico parece un poco loco pero cada día me sorprende un poco más....no sé, será que lo politicamente correcto no me mola.Por eso me gusta Vanity...y creo que ni se entara; pues ni siquiera ha venido a echar un vistazo. Eso creo al menos.
    Y tú, Marisa, vienes y me dices que ésta entrada es buena...Pues fíjate...si me preguntas: ¿cómo te quedas?, ja, ja, Asombrada, claro.

    Gracias, Marisa, amiga.
    besos.

    ResponderEliminar
  12. Voy de anónimo:
    La próxima vez traes el libro de instrucciones...
    Pero ya te voy entendiendo entre líneas, no te preocupes.
    Un abrazo


    Prunus Avium:
    Me encanta tu distanciamiento del género humano. Planeas sobre ellos y los contemplas como producto de la humanidad. Pero a la vez te noto
    muy humana, demasiado humana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Buena descripción de la especie humana, y tejiendo inventivas telarañas al aburrimiento. Sí amiga, a veces es mejor no buscar respuestas...Lo único que hace el tiempo, es envejecerte y darte más acumulación de preguntas...cuanto más vives, más lleno tenemos el cerebro de objetos inservibles...Habrá que echar lastre y vivir la vida...Abrazos sinceros de mestizaje en el cruce de nuestros caminos

    ResponderEliminar
  14. el enchufismo es un mal que esta en todos lados...

    buena publicación

    saludos!!

    ResponderEliminar
  15. Hoy en día pesan más los enchufes que los valores. No es de extrañar pues que tantas empresas se vayan a pique.

    Besosssss.

    ResponderEliminar
  16. Que buena descripciòn del comportamiento humano, en situaciones de incertidumbre.

    Bien escrito. Amerita una continuaciòn.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Kimbertrancanut:
    Nos falta un hervor, ¿no?. Sino dime; ¿cómo podemos formular tantas preguntas si no están a nuestro alcance las respuestas?...
    En la mitad del camino nos encontraremos, amigo Kim, tú eres sabio y lo ves venir, yo aún no he perdido la inocencia.
    Abracitos.


    Acida:
    Todo está muuuu mal, y ya lleva mucho tiempo así...
    Gracias por venir.


    aniki:
    Son malos momentos. Las pequeñas empresas sólo sirven para pagar impuestos...para dar la impresión de actividad...pero no...
    Besos para ti también.


    El Gaucho Santillán:
    ¿Sugieres que están pendientes dos entradas más? ¿nudo y desenlace?
    Tomo nota...pero no prometo nada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Marián. Interesante blog. Mi dirección de correo es arekublog@gmail.com. Si quieres me mandas un correo y me comentas lo del dibujo. Un saludo.

    http://areku-desingblog.blogspot.com

    ResponderEliminar
  19. Hola Marian: te agradezco tu seguimiento a mi blog y ahora que tengo un poquito más de tiempo puedo dejarte comentario. Bellas historias escribes, cargadas de buen humor y mejor ánimo, pese a lo escabroso (bellamente escabroso, agrego) de sus contenidos. Te sigo. Saludos y nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  20. Genial esta lectura!! Realmente será así...no he trabajado en una empresa como la que refleja este relato, tan bien narrado, pero en general, todos estamos pendientes de los demás para saber cuánto trabajan menos que yo, cuánto libran o sustituyen, cuánto pasean de un lado para otro... y no nos preocupamos por lo que tenemos que hacer, los verdaderos planes y proyectos, esto es secundario... je,je,je.

    Me encantaron estos diálogos, sin nada claro de fondo, todo sobre suposiciones, conjeturas y presunciones... tal como funcionamos la mayoría de las personas.

    saludos.

    ResponderEliminar
  21. areku...ya me dirás cómo te está quedando la obra de arte. Comprendo que lo que te mandé no tiene mucha calidad, pero tú eres un artista.
    Gracias por el interés que te tomas.


    Javier...encantada de que vengas por aquí, a mi me ha encantado tu vena poética. Un lujo.
    saludos.


    lemaki... eres genial haciendo comentarios, y generosa, gracias.Y lo que escribes en el blog, de primera. Ya me tienes de seguidora incondicional.

    besos.

    ResponderEliminar
  22. Vale más tarde que nunca, pero lo he encontrado!!

    Un lujo este guiño hacia mi blog.


    Besos sin peligro de extinción.

    VD

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.